En esta guerra todos los ricos son culpables

Luego de que el presidente de Italcambio, Carlos Dorado, en conjunto con la Asociación Bancaria y uno de sus principales dirigentes, el banquero venezolano Juan Carlos Escotet se pronunciaran en contra de los irreales mecanismos de medición del precio del dólar que realiza DolarToday, las opiniones y consideraciones desorientadas salieron a relucir evidenciando el escaso criterio para entender que en el actual contexto político nacional no hay rico que se salve.

No hay ricos buenos y malos, sólo hay enemigos

Comprender el momento histórico que nos ocurre a partir de una lógica binaria y maniquea no sólo cercena la posibilidad de entender cada uno de los acontecimientos de la guerra actual desde una perspectiva unificada y certera, también provee un sinfín de insumos destinados a cristalizar la confusión y al mismo tiempo estimular profusas equivocaciones que tratan de impedir agarrarle el pulso a los hechos cotidianos.

Cuando Juan Carlos Escotet, Italcambio, hoy presidido por Carlos Dorado, y el presidente saliente de Fedecámaras, Jorge Roig, asumieron públicamente una postura en contra de DolarToday, lo hicieron básicamente porque la estafa cambiaria que realiza dicho portal, establecida bajo parámetros totalmente disociados de la realidad económica del país, afecta la estafa tradicional de banqueros, industriales y operadores cambiarios, la cual ha sido institucionalizada y legitimada a fuerza de robo descarado y especulación desmedida mediante la expoliación sistemática de la renta petrolera bajo el seudónimo de "economía legal".

Estos personajes escenifican en la actualidad mafias económicas bastante poderosas con más de un siglo operando en territorio venezolano. Son organizaciones criminales que sobre la base de especulación financiera, sobrefacturación de divisas, importación de chatarra, exclusividad para tutelar y a la vez desangrar al país con cuanta marca y franquicia gringo-europea exista, corretaje de empresas de maletín, centenares de negocios fraudulentos, robo a los ahorristas del Banco Latino, viernes negros, empobrecimiento generalizado y venta de empresas estratégicas a precio de gallina con reumatismo han "administrado" a Venezuela a su antojo y placer, con un objetivo claro: robar a diestra y siniestra, para hacerse cada vez más ricos sin invertir ni una locha.

DolarToday es una mafia que hace el papel de báscula (defectuosa) entre el contrabando de extracción y el lavado de activos provenientes del narcotráfico a través de las casas de cambio cucuteñas. Sin embargo, estas actividades relacionadas con corretajes malsanos e irregulares también han sido practicadas por banqueros, industriales y operadores cambiarios a lo largo de la historia económica venezolana, sólo que estos últimos llegaron 36.500 días antes que Eligio Cedeño, aprovechando el tiempo para institucionalizar sus fechorías como parte fundamental del ordenamiento jurídico y de la "actividad económica legal" del país.

Delante de Escotet y del legado de sanguinarios banqueros (llámese Boulton, Vollmer o Zuloaga) que tiene detrás, DolarToday es un niño de pecho apenas gateando por las sendas de la prosperidad empresarial a la venezolana.

Escotet: ladrón de ladrones

  • Cuando Venezuela se tambaleaba en medio de una profunda crisis política, económica y financiera en la década de los 90, Juan Carlos Escotet en compañía de Víctor Vargas, Arístides Maza y Víctor Gill, aprovecharon las circunstancias para volverse los amos y señores del sistema financiero venezolano.
  • Fue así como en el año 1992, Escotet y su combo poseían el Grupo Bancentro, institución financiera encargada de cobrar y especular con cuotas balón, créditos indexados, altísimos precios de alquileres de bienes inmuebles, rápido flujo crediticio para comercios necesitados de especulación y colocación de títulos de valor en el extranjero.
  • Les fue tan bien traficando con las ruinas del Emirato venezolano que mediante las estrechas relaciones que sostenían con Rafael Caldera y la salvación bancaria de la Agenda Venezuela, en el año 2001 consiguieron la compra de Banco Unión, Crédito Unión, C.A y Banesco Inmuebles y Valores, conformando así lo que hoy conocemos como Banesco Banco Universal.

Delante de Escotet y sus amigos, DolarToday es un niño de pecho

  • Pero Escotet buscaría rápidamente extenderse más allá del Mar Caribe. En el año 2011 inicia operaciones en República Dominicana, bajo el nombre de Banesco Banco Múltiple, instalando una importante base de operación diseñada para estimular la fuga del ahorro interno y garantizar un servicio rápido, eficaz y de calidad para con los raspacupos que tramitaron su jugada con Banesco y desean seguridad a la hora de hacer la transacción.
  • Dos años después, Escotet compró como quien paga un chicle en un kiosco la importante institución financiera española Novagalicia por un precio aproximado de mil millones de euros, dejándole el pelero en la subasta a BBVA y Santander.
  • Hoy en día, Escotet y su Banesco también tienen presencia en Estados Unidos (sobre todo en Miami), Puerto Rico y Colombia, manoseando en conjunto activos financieros de 14.000 millones de dólares, que concluyen en esa extensa red que se conecta con el también banco español comprado de contado, Banco Etcheverría, y la ampliación de productos y servicios en el ramo asegurador en Panamá.
  • No hay que ser ningún profesional de la economía para entender con claridad que detrás de esta ampliación internacional de negocios financieros se hizo con los depósitos de la población venezolana, con el corretaje asegurador de carros y negocios de distinta índole, con la fuga de capitales, con el manejo ficticio y especulador de la cartera de créditos y con la fuga del ahorro interno. Palabras más, palabras menos: Escotet llegó a la revista Forbes robando, tranzando, especulando y revendiendo activos financieros con el dinero de los venezolanos.

Italcambio o cómo sudan los delincuentes

La empresa Italcambio, pionera en el tráfico internacional de divisas fuera de Venezuela, ha sido detectada (a tiempo) en varias movidas mafiosas hace años atrás.

  • En el año 2011, más de 3,9 millones de dólares fueron liquidados por la extinta Cadivi por concepto de "remesas familiares" por medio de la empresa Italcambio. Al corroborarse, meses después, que las solicitudes tramitadas por dicha organización eran parte de un entramado de corrupción y estafa dirigido a inyectarle divisas al mercado negro, a Italcambio no le quedó más remedio que colaborar con la justicia.
  • Durante el año 2013, el para entonces Ministro del Poder Popular para la Relaciones Interiores y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, dictó orden de aprehensión para 48 personas que estaban vinculadas al envío irregular de remesas tramitadas eficazmente por Italcambio. La estafa consiguió fugar 25 millones de dólares en total. Al caerse una vez más con los kilos, Italcambio tuvo que entregar los expedientes de los sujetos vinculados al negocio poniendo en grave peligro los canales regulares destinados por dicho cartel para la fuga de divisas hacia el mercado negro.

Carlos Dorado, presidente actual de Italcambio, fue un actor principal en la escritura de este prontuario de fechorías cadivescas.

Fedecámaras también quiso darle su coscorrón a DolarToday

Fedecámaras o cómo se vuelve añicos un país

Fedecámaras también quiso darle su coscorrón a DolarToday sin pensar primero que la kilométrica estela de aguas negras y residuos industriales de seguro le salpicaba al instante.

  • Rockefeller los dio a luz como "proyecto empresarial" por allá en la década de los 40, con el único objetivo de solidificar (y santificar en nombre del Mercado) la colonización económica gringo-europea en Venezuela.
  • Como gestores de la venta absoluta del país, lograron mediante esfuerzos mínimos regalar a totalidad el petróleo y cuanto recurso mineral hubiera, decretar la miseria económica para el 80% de la población, permitir que transnacionales como Procter and Gamble, Nestlé, Bayer, Kimberly-Clark, General Mills, Novartis, Pfizer, Colgate-Palmolive, entre tantas otras, pudieran evadir el fisco, negarse a pagar derechos de importación y concretar el más abominable saqueo de nuestra historia mediante la fuga de capitales.
  • Quebraron el sistema financiero venezolano para beneficiarse de los auxilios estatales y así enriquecerse en medio del caos. Se hicieron diez veces más ricos privatizando la salud, la educación, el acceso a la vivienda, el acceso a los alimentos, la electricidad, el agua, Pdvsa, las Empresas Básicas y la Cantv. Legitimaron la especulación a través de la liberación de los precios. Eliminaron pensiones, acabaron con escuelas, hospitales y todo aquello que tuviese hediondez a Estado.

Escotet, Italcambio y Fedecámaras personifican en la actualidad el histórico triunvirato de la criminalidad económica. Y son ellos mismos los encargados de decirles a unos pequeños mafiosos que recién acaban de montar su bodega cambiaria, que en el negocio del saqueo estructural y las estafas monumentales no hay espacio para nadie más.

Notas relacionadas