Embargo y bloqueo: formas de asfixia económica

El embargo es una maniobra financiera que persigue la congelación de activos (reservas internacionales) y bienes (empresas en el extranjero) con el objetivo de entregárselos a un tercero (inversores nacionales o individuales).

 Existen dos escenarios para montar el relato del embargo a Estados-nación y otros entes gubernamentales.

1) En términos jurídicos, es lo que viene después de la declaración de default por parte de las calificadoras de riesgo. Entes financieros como bancos, cajas de ahorro o cooperativas de crédito, e instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, operan los embargos.

2) En tiempos de guerra (caliente o fría), el uso del embargo ha significado una especie de asfixia económica (sobre todo comercial y financiera) para naciones y países que se alejan de los tentáculos neoliberales. Leyes y decretos imperiales serían las acciones que determinarían este método.

El embargo, entonces, es un arma, una forma de "torcer el brazo". Ejemplos hay en la historia. Desde bancos que desahucian familias enteras en Europa debido a deudas crediticias hasta Estados que sancionan a otros países por ejercer sus soberanías. Aunque el caso cubano es el más significativo por tratarse del más longevo, también existieron otros embargos a naciones que tuvieron gobiernos que decidieron no seguir al pie de la letra los dictámenes de los poderes económicos y financieros.

Ejemplos de embargo en la historia

En 1985, el presidente Ronald Reagan ordenó un embargo comercial contra la Nicaragua sandinista, prohibiendo toda transacción comercial directa entre los dos países y suspendiendo el tráfico aéreo y marítimo. La nación nicaragüense resintió esta sanción hasta 1990, cuando la popularidad del Frente Sandinista decayó para pasar a la terapia de shock neoliberal del gobierno de Violeta Barrios de Chamorro.

En 1975, Vietnam fue condenada a un embargo comercial por parte de los Estados Unidos. En 1994, el entonces presidente gringo Bill Clinton levantó la sanción. Luego de esto, el Estado vietnamita pudo acceder a créditos por parte de organismos mundiales como el FMI y el Banco Mundial. La corporación Coca-Cola entró triunfante por las calles de Hanói.

En el año 2009 Zimbabue fue penada con embargo de armas y otras sanciones económicas propuestas por EEUU y el Reino Unido a la ONU, organismo que dictó el fallo en favor de Occidente. El pueblo de este país africano aún sufre los embates de esta asfixia comercial y financiera debido a que la política del gobierno de Robert Mugabe no deja torcer su brazo en detrimento de la nación que preside y a favor de las transnacionales.

En sentido jurídico, los embargos a estas naciones son injustificables debido a que ninguno de estos países contrajo deudas con acreedores estadounidenses.

Bloqueo

El bloqueo económico consiste en evitar que una persona (natural o jurídica) pueda comerciar, comprar, vender, canjear e incluso, llegado el caso, recibir ayuda de terceros. Toda transacción financiera está suspendida hasta nuevo aviso. Al contrario del embargo, no necesita de apoyo jurídico para operar.

Es un cerco absoluto que demanda la cooperación por parte de los países, instituciones y organizaciones transnacionales aliadas de quien sanciona el bloqueo hacia el otro país a desvalijar.

El decreto de Obama tiene el dardo del embargo como ataque jurídico contra el país. Esta especie de asfixia económica es una declaración de guerra

Cuba sigue siendo el caso de mayor referencia. Desde el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959, el bloqueo es un hecho de fuerza por parte de Estados Unidos sin apoyo jurídico internacional, más allá de la mínima justificación que pudieran darle leyes norteamericanas, válidas en su territorio solamente. Organizaciones internacionales como Naciones Unidas, entidad que actúa a través de resoluciones que no pasan del plano de lo declamativo en contra de esta sanción, son inertes frente a los grados de criminalidad de un bloqueo como el que sufre el pueblo cubano.

Otro caso de bloqueo es el impuesto sobre Corea del Norte. Desde la llamada guerra de Corea en 1950, EEUU y los países aliados emitieron la sanción contra la nación asiática.

Ambos países (Cuba y Corea del Norte) no sufrirían los embates del bloqueo hasta 1991, en el que la Unión Soviética (desvalijada también) era el principal socio comercial de las naciones autoproclamadas socialistas.

Entre 1990 y 1993 el Producto Interno Bruto (PIB) cubano se contrajo en un escandaloso 36%. La Ley Helms-Burton, sancionada por el Congreso estadounidense el 1ro de marzo de 1996, recrudeció esta crisis económica, otorgándole fuerza a la serie de embargos previos por parte de Estados Unidos hacia la isla caribeña. Bajo esta ley el denominado Período Especial se agravó, determinando la negativa de créditos y ayuda financiera a países y organizaciones que favorecieran o promovieran la cooperación con Cuba, dificultando la inversión extranjera en la isla.

Las consecuencias del bloqueo a Corea del Norte trajo la degradación del PIB en 50% entre 1993 y 1997. Las medidas del bloqueo son análogas a las de Cuba: prohibición de transacciones comerciales y financieras, exportaciones a la nación norcoreana y cero ingreso de turistas norteamericanos al país asiático.

Las recuperaciones de sus economías han sido con base a trabajo de hormiga, y sin embargo.

Caso Venezuela, decreto Obama

La orden ejecutiva decretada por el presidente Barack Obama contra Venezuela comprende embargos contra siete funcionarios venezolanos en el anexo de su acta. Pero el decreto devela que no es sólo contra aquellos, sino que también se refiere a "cualquier persona que, según el secretario del Tesoro, en consulta con el secretario de Estado esté incursa en acciones o situaciones que prácticamente pueden involucrar a quienes hayan sido parte del aparato de gobierno, organizaciones sociales o hayan sido proveedores o contratistas del Estado", como señala en un análisis Víctor Hugo Majano.

La guerra económica en Venezuela impuesta por factores internos tiene su origen en agentes foráneos. Las transnacionales estadounidenses (Procter & Gamble, SC Johnson & Son, Productos Roche, Cargill) han puesto la mano desde adentro. El decreto de Obama tiene el dardo del embargo como ataque jurídico contra el país. Esta especie de asfixia económica es una declaración de guerra (más).

Aunque el bloqueo sería un serio golpe contra las finanzas y el pueblo venezolanos, las alianzas de Venezuela con demás países fuera del bloque hegemónico occidental no permitirían que una debacle económica sin precedentes se hiciera efectiva. De ahí la importancia del nuevo mundo multipolar.

Notas relacionadas