El falso colapso económico y la realidad que nos ocultan

El pasado 9 de junio, la firma Hinterlaces publicó un breve análisis titulado "Cinco verdades que no se dicen sobre la economía venezolana" donde expuso, tal vez con una brevedad excesiva, por qué la economía venezolana sencillamente no se encuentra al borde del colapso. Señalar esta realidad no depende a la primera de un piso ideológico específico, sino de establecer un análisis mínimo obedeciendo a las claves concretas y racionales sobre la actividad económica; la interpretación ideológica de lo que esto significa viene después, y ahí, en ese punto específico, es que vienen las simplificaciones y generalizaciones de predicadores de cualquier orientación, donde siempre llevarán la delantera los profetas del capitalismo del desastre.

Los medios de comunicación privados, nacionales e internacionales, se apoyan en fuentes aliadas a sus intereses para hacernos creer que Venezuela está al borde de un colapso económico debido al modelo político propuesto por el Gobierno Bolivariano desde sus inicios, de ahí que las brutales simplificaciones partan de una clara intención que en nada se sustenta en el análisis y los datos, sino en los intereses en juego. Medios y "expertos" en el área económica promotores de "La Salida" y encubridores de las causas concretas de la guerra económica y de la respuesta del Gobierno parten del principio opuesto a la hora de revelar sus "especializados" pronósticos.

Sin embargo hay varias mentiras fáciles de desmontar. Va aquí un desarrollo mínimo de los puntos que Hinterlaces resolvió de forma consistente pero escueta:En este punto, vale decir que la principal premisa para abordar el tema es la sensatez y no la bailanta apocalíptica de los mismos grupos de poder (factores del poder económico y financiero, la mediocracia, etc.) que cumplen con la clara tarea de sentenciar a muerte la situación nacional en lo político y lo económico, antes de establecer cualquier crítica. Puesto en los términos de María Corina Machado, nunca se ha tratado de "conjugar el verbo 'responsabilidad'", sino de un claro y delimitado plan de caotizar por la vía de los hechos y del discurso los problemas, dificultades o aciertos de las decisiones política-económicas llevadas a cabo por el Gobierno. 

Durante estos últimos 15 años el país ha cumplido con todas sus deudas, intereses y capital

  1. Venezuela no está al borde de ningún colapso económico. Hoy en día, es totalmente falsa la matriz que habla de un posible “default”. Por "default" se entiende la incapacidad que tiene un país de atender sus responsabilidades, es decir, de pagar sus deudas, lo que reflejaría una crisis en la liquidez de dinero. Los economistas han hablado de la pronta llegada de un "default" desde los inicios de la Revolución Bolivariana. Sin embargo, el presidente Hugo Chávez, ni en su peor momento, cuando el mercado lo castigaba al país obligándolo a pagar altísimos bonos debido al "miedo" y la "inseguridad" que generaban sus políticas y discursos revolucionarios, dejó de pagar.  Durante estos últimos 15 años el país ha cumplido con todas sus deudas, intereses y capital y el tema de no pagar nunca estuvo en el debate político. Ahora ocurre exactamente lo mismo. De hecho, la peor parte de esa tan mentada crisis se registró entre el 2012 y el 2013 debido a la muerte del presidente Chávez, la conflictividad con la cual inició el gobierno de Maduro, con su respectivo reflejo en el mercado y los inversionistas decidieron vender masivamente sus posiciones, derrumbando los precios. Hoy en día no habrá un "default" a menos que el Gobierno colapse por una caída en el mercado petrolero, algo que no se espera a corto plazo en ningún escenario, y además es masoquista ligar al desplome del precio del petróleo solo para perjudicar a Maduro, aunque más de uno juega a hacerle creer al mundo que hay riesgos, que Venezuela no es un actor serio, y que no tenemos capacidad de pago.
     
  2. Nuestra facturación petrolera está totalmente estable. Es decir, tanto el precio del crudo como los niveles de comercialización se mantienen. Venezuela mantiene el precio promedio anual del barril del petróleo en 98,56 dólares con una exportación estimada en los 2,2 millones de barriles de crudo y derivados. Aparte, tenemos reservas probadas de unos 298 mil millones de barriles que colocan a Venezuela en el liderazgo planetario por ese indicador. La propia oposición venezolana repite constantemente que durante este gobierno "los ingresos petroleros han sido los mayores de toda nuestra historia", al estimar tanto los ingresos petroleros, como lo recaudado por el Impuesto Sobre la Renta y el IVA. El problema de ellos sigue siendo que el 64 por ciento de esos ingresos se orientan precisamente a programas de educación, salud, deportes, seguridad social, alimentación y no a sus bolsillos como en tiempos anteriores. Venezuela mantiene los acuerdos y prestamos establecidos con Petrocaribe (pese a haberlos disminuido un poco en los primeros nueve meses del año 2013 para alcanzar una mejor estabilidad) e incluso ahora se integró El Salvador a la iniciativa. También hay que mencionar que el Gobierno venezolano acaba de recibir una mano de parte de Rosneft, el gigante ruso, para modernizar la operación petrolera.
     
  3. Se ha detenido la sangría indiscriminada de dólares pese a que por izquierda y por derecha se hayan dedicado a criticar las medidas económicas impulsadas recientemente por el Gobierno para intentar detener la inflación artificial o inducida que generó la fuga de divisas. El análisis de Hinterlaces mencionado más arriba señala que "ya no salen aviones con vuelos sobrevendidos pero muy pocos pasajeros producto del raspado de cupos". Aviones de las mismas aerolíneas que jamás denunciaron la situación a tiempo pese a que les convenía viajar con todos los asientos llenos para ganar más dinero y mantener su competitividad. Agrega, además, que Venezuela "está en vías de equilibrarse la dependencia de las importaciones vía producción interna".
     
  4. Las cifras de "desabastecimiento" en el país son erradas, imposibles de medir con exactitud y por lo cual tienen evidentes sobreestimaciones. La metodología empleada por el Banco Central de Venezuela (BCV) para medir los niveles de abastecimiento toma en cuenta puntos formales del comercio en tiempos específicos. Pero no toma en cuenta los productos presentes en el amplio negocio del comercio informal ni los niveles de acaparamiento de productos tanto por mafias como por una buena parte de los hogares venezolanos que han caído en la histeria y trampas sicológicas impulsadas por los medios. Aún así el último informe de publicado por BCV a inicios de mes señala que que 20 alimentos básicos especialmente la leche descremada, las compotas, y la harina de maíz precocida registran una escasez del aproximadamente 30%, una cifra muchísimo menor que en meses anteriores, gracias al plan de importación de alimentos que lleva adelante el Gobierno, la agilización de la entrega de divisas a través del Cencoex para determinadas empresas y los leves aumentos oficiales de precios en productos controlados que disminuyen el desajuste en los costos de producción. Por su parte, la inflación acumula 23% en los primeros cinco meses del año, aunque algunos medios insistan en titular con "60", y la ciudad más inflacionaria fue Valencia, estado Carabobo.
     
  5. El Gobierno posee cómo responder a sus deudas y después de un asertivo análisis de los pagos pendientes por parte de Cadivi entre 2012 y 2013, ha iniciado la cancelación de sus compromisos en forma paulatina, incluyendo aquí a las aerolíneas Aero México, Tame Ecuador, Avianca, Tiara Air, Insel Air y Aruba Airlines. Además, se han escuchado y atendido los requerimientos hechos por diversos sectores pero bajo la nueva estructura cambiaria comprendida por Cencoex, Sicad I y Sicad II, para que la falta de dólares no sea nunca más una excusa. Además, las estadísticas del BCV registran que al cierre del 9 de junio las reservas internacionales del país ascienden a 22 mil 536 millones de dólares, una cifra que se traduce en un incremento de 9% respecto al 9 de mayo de este mismo año. Este aumento eleva los dólares en efectivo que se tienen a disposición para cumplir con el anuncio del vicepresidente para el área económica, Rafael Ramírez, de desembolsar 2 mil 100 millones de dólares para disminuir el atraso en la entrega de divisas al sector privado. El 70% de las reservas está compuesto por barras de oro, por lo tanto, para cumplir con los desembolsos pendientes es necesario que las reservas líquidas o en efectivo aumenten y, de acuerdo con un análisis elaborado por las directoras de la firma Síntesis Financiera, Ruth de Krivoy y Tamara Herrera, el proceso ya está en marcha.

Notas relacionadas