El asco infinito: miseria y propaganda a favor de la injerencia (+tuits)

Las reacciones por parte de operadores mediáticos de la derecha y gente de a pie pro-intervención (el 8% que está a favor en las encuestas que dan el 92% en contra) reflejan una línea estratégica y los obedientes efectos que producen en su propio público cautivo (literalmente).

La construcción de sentido de la información y la descontextualización deliberada con respecto al decreto Obama en plena efervescencia de la noticia del 9 de marzo (la declaración de “emergencia” en Estados Unidos debido a que Venezuela es una “amenaza a la seguridad nacional”) alcanzó niveles épicos en lo que se refiere a la tóxica desinformación y a la miseria habitual (comunicacional y humana) por parte de los operadores mediáticos proempresariales.

Nelson Bocaranda ya había anunciado (y celebrado) cinco días antes que se venía una bala de cañón a Venezuela desde Washington, preparando el terreno propagandístico contra el chavismo de antemano:

 

 

A la mediocracia (dirigentes, operadores, seguidores: la verdadera oposición "política") no le importa que desde el Pentágono y cía se busque una “primavera venezolana” pero sin primavera. Al contrario, la mofa ha sido la marca que distingue su discurso.

El relato que banaliza la amenaza injerencista directa por parte del Gobierno gringo ha sido la expresión del opositor que opera diariamente desde twitter y otras redes sociales:

 

 

Hay también quienes piensan que de alguna forma el decreto Obama favorece al chavismo; la lógica sadomaso escuálida no tiene fin:

 

 

Desentenderse del conflicto también ha sido una forma de expresarse porque es una visión cómodamente fría de asumir el mundo:

 

 

La ridiculización de las instituciones de seguridad del Estado (y, sobre todo, ridiculizar a quienes ejercen en ellas cotidianamente: el pueblo) también fue pan y agua durante el 9 de marzo.

Así como la bufa miserable hacia funcionarios en específico (aquí se refiere al general Gustavo Enrique González López durante la alocución del presidente Maduro). Éste, jefe de redacción de El Universal, habría que ver si es tan guapo para decírselo en su cara:

 

 

Hacer mofa sobre la soberanía venezolana como un rasgo de “inteligencia” tiene su pico en estos salivazos:

 

 

 

 

Y el sincero señalamiento al Gobierno de los Estados Unidos como autoridad que no se desafía, muy arrastrarrodillas, al mejor estilo Venevisión:

 

 

 

 

Sin embargo, el ensañamiento intelectualoide contra la soberanía de Venezuela tiene su máxima expresión en este tuit, el cual señala la amistad cariñosa entre el enemigo foráneo con los opinadores de la infamia en el país:

 

 

Estas reacciones muestran que, con respecto a EEUU y su prontuario de injerencias directas en países con políticas soberanas, la oposición no reconoce amenaza alguna. La banalización del conflicto, agudizado jurídicamente por Barack Obama, es síntoma de que la brújula política del antichavismo –consolidada la contraofensiva liderada por el presidente Maduro– apunta hacia el norte. Asco.

Notas relacionadas