Mirando el retrovisor: cuatro grandes contradicciones de Luisa Ortega Díaz

Sus últimas acciones frente al Ministerio Público son disonantes con respecto a sus declaraciones realizadas entre 2013 y 2014 en relación a los hechos de violencia protagonizados por la oposición venezolana.

"Llaman a atentar contra las personas que no los beneficiaron con su voto"

Después de las elecciones presidenciales de 2013, el candidato opositor Henrique Capriles Radonski convocó a sus seguidores a "descargar su arrechera" por la victoria de Nicolás Maduro. Esto generó la muerte de 11 personas, en su mayoría chavistas, además de destrozos a la infraestructura pública.

A raíz de estos hechos, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, emitió una serie de declaraciones en las que señaló que el llamado de Capriles había sido una convocatoria a atentar contra aquellos que no lo habían beneficiado. En voz de Luisa Ortega Díaz se había llamado a matar y quemar Mercales, Centros de Diágnostico Integrales y sedes de instituciones, planes bandera del chavismo para atender a los sectores sociales más vulnerables.

En el presente, la Fiscal General ha evitado pronunciarse sobre hechos similares como la reciente quema de 40 toneladas de alimentos, asedios a escuelas y Maternos Infantiles. Mucho menos ha condenado los llamados a la violencia por parte de los mismos actores que en 2013 ella criticó ávidamente.

"El Estado no criminaliza las protestas"

Durante los primeros días de 2014, se puso en marcha la convocatoria opositora "La Salida" por parte de los dirigentes Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma. En ese momento, fue público y evidente el carácter violento e insurreccional de esta convocatoria calificada como pacífica por parte de los medios internacionales y los dirigentes de la oposición, dedicados a condenar la supuesta represión y criminalización del Estado.

Sin embargo, la fiscal Luisa Ortega Díaz afirmó que era falso que "el Estado criminalizara las protestas, sino que éstas no eran pacíficas y habían dado como resultado la pérdida de 42 venezolanos". Incluso sus declaraciones llegaron al punto de sostener que "a partir del 12 de febrero lo que se había generado era una ola de violencia, acompañada de acciones delictivas".

Tres años después, las mismas acciones de la oposición se repitieron en todo el país bajo un formato similar al de 2014. Pese a eso, Ortega Díaz cree que lo que hoy existe en Venezuela "es terrorismo de Estado donde se perdió el derecho a manifestar, y las protestas son reprimidas cruelmente". Y que a éstas no se "le puede exigir un comportamiento pacífico y legal si el Estado toma decisiones que no estén de acuerdo a la ley". Un giro de 180 grados.

"Muchos venezolanos se han sentido atemorizados por su tendencia política"

Durante el mismo contexto de "La Salida", la Fiscal expresó que las protestas opositoras habían originado "una violación a los derechos humanos de los venezolanos que no habían podido ir a sus trabajos, llevar sus niños a la escuela e ir a hospitales públicos por el impedimiento a ejercer su derecho al libre tránsito".

En esta misma entrevista, Ortega Díaz también resaltó igualmente los ejemplos de "venezolanos que se habían tenido que encerrar por las acciones violentas y beligerantes ocurridas alrededor de sus viviendas". Con casos como el de "muchos compatriotas que se han sentido atemorizados por su tendencia política luego de haber sido amenazados con ser incendiados por sus propios vecinos", según enfatizó.

Este mismo año la Fiscal General de la República no se ha pronunciado ni por los cortes de calle, asedios a escuelas y hospitales, muertos por barricadas y ataques de encapuchados, y muchos menos por los crímenes de odio. Es más, su opinion sobre el caso de Orlando Figuera, quemado en Altamira, fue que "había sido manipulado". Lo que no sólo muestra un gran contradicción, sino un acto de miseria y falta de ética.

"Los venezolanos hemos sido un pueblo valiente que ha afrontado los ataques contra su Estado"

En entrevista a CNN en 2014, Ortega Díaz sostuvo que "Venezuela enfrentaba una Guerra de Cuarta Generación que no es con fusiles sino realizada a través de las redes socials y los medios de comunicación". Según su opinión, el "pueblo venezolano afrontó estos ataques contra su Estado con hidalguía y valentía como ha hecho a lo largo de su historia".

Ahora la Fiscal General de la República emite declaraciones, una tras otra, que precisamente alimentan esta Guerra de Cuarta Generación en los mismos medios y redes sociales que denunciaba en 2014. Ni hablar de los ataques dirigidos contra la institucionalidad del mismo Estado que ella cuestiona por haber dejado de ser de derecho, acorde a lo que señala Luis Almagro y Julio Borges.

Sin embargo, por ninguna de estas contradicciones es que Ortega Díaz afronta un antejuicio de mérito que la pudiera apartar de sus funciones hasta que hubiera un pronunciamiento de fondo. Sino que en su afán de chocar contra el resto de poderes del Estado, ha expresado estas contradicciones en graves desconocimientos al orden constitucional de Venezuela. 

Notas relacionadas