Causas que vinculan a Rafael Ramírez con la corrupción petrolera

Tres tramas delictivas vinculan en forma directa al ex ministro venezolano de Petróleo y ex presidente de PDVSA, Rafael Ramírez Carreño, con la cadena de hechos de corrupción petrolera que ha venido develando el Ministerio Público desde el pasado mes de agosto de 2017, tras la designación de Tarek William Saab como Fiscal General por parte de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Este jueves Saab anunció la decisión de solicitar la aprehensión del hombre que dirigió durante más de una década la política energética de la nación con la mayor cantidad de reservas de petróleo en el mundo.

La medida contempla una solicitud ante la Interpol para ubicar y detener a Ramírez, quien podría encontrarse en Europa, luego de su remoción del cargo de embajador de Venezuela ante la ONU, en Nueva York.

La decisión se fundamenta en la implicación directa de Ramírez en tres de los más sonados casos de desfalco con el patrimonio público descubiertos en estos meses.

Estos casos son:

  1. Legitimación de capitales a través de la Banca Privada de Andorra en cuentas de Diego Salazar Carreño.
  2. Contratación del barco de perforación Petrosaudi Saturn, que por su estado de deterioro no podía cumplir con los requerimientos de trabajo.
  3. Subvaloración y manipulación de los precios de los crudos venezolanos a través de modificaciones al Factor K.

Con respecto al primer caso, el Fiscal General aseguró que documentos de la investigación desarrollada por las autoridades judiciales del Principado de Andorra lo involucran en los hechos, puesto que Salazar lo menciona como su socio en actividades de intermediación de compra-venta de petróleo.

Legitimación en Andorra

Saab precisó que en tal causa se investiga cómo el ex vendedor de seguros pudo actuar como gestor ante PDVSA para obtener la adjudicación de contratos a las compañías que supuestamente asesoraba y que le pagaron comisiones por montos millonarios pero sin ningún tipo de documentos que avalaran la prestación legítima de un servicio.

"¿Cómo logró su primo-hermano hacer esto sin su complicidad?", se preguntó. "Imposible", fue la respuesta.

Salazar, de acuerdo con los datos, habría movilizado más de 1 mil 345 millones de euros desde cuentas a su nombre en paraísos fiscales donde se depositaban recursos obtenidos irregularmente, producto presumiblemente de comisiones y contratos ficticios realizados con la estatal petrolera.

Entre los beneficiados se encuentran familiares y allegados como el médico Fidel Ramírez Carreño, hermano del alto funcionario petrolero.

El barco taladro que no perforaba

El otro caso donde según el Fiscal se encuentra vinculado Ramírez es el de la contratación del barco taladro Saturn, contratado para la realización de perforaciones en yacimientos de gas, localizados costa afuera, en el oriente del país.

Según Saab, el ex ministro es el padre intelectual de "esta trama bochornosa" pues el contrato cerrado por siete años con la compañía Petrosaudi fue auspiciado directamente por el funcionario en cuestión. Sin embargo, las condiciones del equipo, en franco estado de deterioro, no le permitió operar el 60% del tiempo para el cual fue contratado y por el cual se cancelaba cerca de 500 mil dólares diarios. En total PDVSA pagó más de 1 mil 100 millones de dólares por un servicio que no fue prestado nunca.

Una pesquisa hemerográfica realizada por La Tabla permitió precisar que el barco taladro Songa Saturn (o Petrosaudi Saturn), uno de los dos contratados por PDVSA para la perforación de campos de gas en el mar Caribe, fue presentado como de "última generación" por el entonces ministro de Petróleo Rafael Ramírez, según lo reseñó una nota de prensa de la estatal petrolera divulgado el 24 de septiembre de 2010, lo que demuestra lo afirmado el jueves por Saab.

El barco taladro Petrosaudi Saturn

El barco taladro Petrosaudi Saturn

"Se trata de un barco taladro de última generación que nos permitirá comenzar a taladrar a una profundidad de hasta 1 mil 200 metros y perforar hasta 1 mil metros a partir del fondo marino", dijo Ramírez desde el estado Zulia al tiempo que anunciaba la llegada del equipo para el venidero 28 de septiembre. Añadió que la nueva plataforma procedía de Arabia Saudí y hubo zarpado hacía 10 días de Malta, donde fue certificada, agregaba un despacho de EFE con su versión de la nota institucional.

Asimismo Ramírez agregó que la incorporación del barco taladro al desarrollo gasífero venezolano costa afuera era parte de un acuerdo con Arabia Saudita para la conformación de una compañía mixta, y destacó que "será la primera vez en la historia que se constituye una empresa de estas características entre Venezuela y otra nación miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)".

Sin embargo Petrosaudi es una compañía privada creada por el ciudadano saudita Tarek Essam Ahmad Obaid en 2005 y con sede en Inglaterra, por lo que sería impreciso definir la negociación un acuerdo entre Estados.

Adicionalmente Ramírez aseguró que la conformación de la empresa mixta con mayoría venezolana "requerirá una inversión de 2 mil 500 millones de dólares". El acuerdo implicaría, según lo anunciado ese 24 de septiembre, la incorporación de otro taladro, el Petrosaudi Discover, con prestaciones similares al Songa.

Sin embargo llama la atención el elevado monto puesto que días después, en octubre, se hizo público que el Songa había sido adquirido por Petrosaudi a la compañía Songa Offshore, por la cifra de 260 millones de dólares, según lo reseñó el sitio PennEnergy.

Cabe destacar que tales contrataciones se realizaron luego del naufragio de la plataforma de perforación gasífera Aban Pearl, a mediados de mayo del mismo año 2010, lo que justificó la negociación con Petrosaudi tan promocionada por Ramírez.

Ramírez promovió contrato con Petrosaudi tras naufrago de la plataforma Aban Pearl

Ramírez promovió contrato con Petrosaudi tras naufragio de la plataforma Aban Pearl

La manipulación de los precios con el Factor K

Finalmente Saab indicó que Ramírez también es responsable directo de la manipulación de los precios de los crudos venezolanos a través de la desconexión del llamado Factor K, un componente de cálculo que incorpora elementos coyunturales del mercado petrolero.

De esta manera se mejora la valoración de los distintos crudos sobre la base de aspectos cualitativos como lo geopolítico, o cuantitativos como la disponibilidad de almacenes y transporte.

Para realizar estos cálculos el ministro Ramírez creó una oficina de inteligencia de mercados (EPRS, por sus siglas en inglés) bajo la dirección del académico Bernard Mommer, con sede en Viena, Austria y dependiente de PDVSA Europa.

Esta oficina fue autorizada en 2009 a contratar a la firma JBC Energy para asumir la determinación del Factor K y de los escaladores AGA (que miden la relación de entre los grados API y el porcentaje de azufre).

Sin embargo, según documentos que pudo obtener el portal La Tabla, tal contratación fue ordenada por Ramírez luego de negar un punto de cuenta del viceministerio de Hidrocarburos que proponía que tales tareas se hicieran en Venezuela y por personal del propio despacho de Petróleo.

El mecanismo de cálculo terminó por generar pérdidas al país por una suma que preliminarmente ya supera los 5 mil millones de dólares entre 2009 y el año 2015.

Notas relacionadas