Un breve repaso por la explosiones de creatividad del escualidismo

El fracaso de los 10 minutos y la crisis de ideas de la MUD

Justo cuando creíamos que la MUD ya no podía inventarse en 2016 nada más creativo que las cacerolas nocturnas, aparecieron los diez minutos paralizantes como una "innovadora" forma de protestar en contra del chavismo.

Si algo ostenta la dirigencia de la MUD y el escualidismo más comprometido con sus líneas de acción es la capacidad para superar sus ridículos anteriores. Al César lo que es del César.

Lo que intentó ser vendido y publicitado como un evento que paralizaría a Caracas por 10 minutos no fue más que otro rotundo fracaso. Y era lógico: no existe nada más desfasado de la realidad que pedirle a la gente que se paralice por 10 minutos en una ciudad tan congestionada y caótica como Caracas, y menos a una hora (mediodía) donde todo el mundo está almorzando, por más que la dirigencia escuálida sostenga a fuerza de mentiras que nadie almuerza ni cena en Venezuela.

Nadie es tan poco serio como para deterse en plena calle de repente (exponiéndose al chalequeo), dejar perder una camionetica, no agarrar un vagón que viene con asientos vacíos o esperar para no cobrar un dinero en un punto de venta hasta que termine la protesta, sólo para hacer sentir bien y con apoyo a los que impulsaron tan brillante idea. Esa propuesta resume su crisis de ideas y lo desconectados que están de la realidad concreta del país.

Dos cosas: o los publicistas y creativos de la MUD son lo bastante malos como para proponer un despropósito de ese tamaño, o es que La Embajada les quitó los asesores en comunicación y publicidad, dejando a la MUD a merced de las brillantes ideas de Chúo. Ahora todos los escuálidos deberán calarse ese torbellino de "innovadoras" propuestas, prepárense.

Porque si ese acto representaba un compromiso con la dirigencia de la MUD, "el cambio" y el revocatorio, entonces la realidad dijo lo contrario: todo el que no se paralizó es un chavista que no quiere cambio ni revocatorio, según el planteamiento mismo de la dirigencia.

Ni siquiera sus propios dirigentes dieron el ejemplo. A las 12 en punto estaban declarando Henrique Capriles en RCR y Lilian Tintori luchando contra el tiempo para cumplir con la hora estipulada.

No es la primera vez

Lo vivimos en 2014 cuando, posterior a las guarimbas que dejaron víctimas mortales, la MUD desplegó sus innovadoras iniciativas de rebelión, ahora sí pacíficas. No sólo lo vivimos, en Misión Verdad lo documentamos episodio por episodio.

Los poderes creativos de la oposición venezolana mostraron tener un punch particular, cada uno más desastroso que el otro. Cuando los publicistas sugieren una forma de protesta pacífica que, por cierto, también sabemos de dónde viene, la militancia escuálida hace caso, pero otras a veces se anticipa a demostrar que les sobra talento para hacer sin que se les ordene. Hagamos un repaso breve:

  • En febrero de 2014, las pancartas guarimberas fueron una avalancha de creatividad con mensajitos antichavistas y reclamos al liderazgo opositor que, como vemos, en dos años ha mutado variablemente: a Freddy Guevara ya le ofrecen carajazo los propios opositores.

  • Como las pancartas no tuvieron el resultado esperado, al mes siguiente los opositores más pilas no abandonaron la insurrección, renunciaron a la arenita playita y comenzaron la guarimba beach, única misión: "intentar llamar la atención a toda costa".

  • Pero, como era de esperarse la suspensión del disfrute carnestolendo tampoco dio resultados, para nada es mentira eso de que la oposición va de derrota en derrota. En abril de 2014 impactaron a la opinión pública con lo que desde Misión Verdad llamamos "Los desnudos guarimberos", un despliegue de rebeldía sin ropa pero con mucha pacatería.

  • Llegó el año 2015 y la oposición se volcó hacia las calles a reclamar que al ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, le habían violado los Derechos del Hombre Metrosexual. Fue, como lo denominamos en su momento, una campaña de solidaridad exageradamente superficial pero bastante divertida y lucrativa para ciertos salones de belleza y barberos de esquina, pues muchos seguidores de Ceballos se trasquilaron el pelo y en aquel entonces exigieron la liberación de quien hoy está implicado en planes terroristas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Lo dijimos en su momento y hoy vale repetirlo: la impresionante capacidad que posee el escuálido para autoboicotearse y fabricarse su propio malestar no tiene límites y las ideas creativas de su dirigencia cada vez se van más a pique. Se juntó el hambre con las ganas de comer.

La idea de los 10 minutos paralizantes son una evolución de ese síntoma, de su explosión de creatividad para lograr impacto en la opinión pública. A continuación un breve repaso de cómo transcurrió la "protesta" en la ciudad de Caracas, sus impresionantes conquistas y la recurrente ridiculez de sus dirigentes. Una galería del fracaso a la vez que propagandizan su "mejor momento político". La crisis de ideas se profundiza en la MUD, no hay financiamiento de La Embajada ni apoyo de estudiosos de la comunicación que puedan ayudarlos.

10 minutos ó mil horas de chalequeo

  • Con caras como si estuvieran viendo en patalla gigante un maratón de Con El Mazo Dando, Freddy Guevara, Lilian Tintori, Mitzy de Ledezma y Richard Blanco muestran lo contentos que estaban con la idea de Chúo. Miren esos rostros felices y contentos de estar a punto de derrocar a Nicolás Maduro.
  • En el principal bastión financiero del este capitalino, un número no mayor de 15 personas se paralizaron en la avenida Francisco de Miranda. Apurémonos que ya nos quedan 20 minutos para que termine el break.
  • Como quien no tiene qué comer pero aún así pinta una pancarta para "protestar", par de muchachas caminaron por la misma avenida del este para mostrar su ¿enfado? contra el Gobierno Bolivariano. La orden era paralizarse y poner cara de "crisis humanitaria", no sonreír.
  • Las mentadas de madre y la tocadera de corneta no se hicieron esperar en contra de esta señora, que decidió atravesarse en plena avenida para mostrar su apoyo al revocatorio. En la clase media nadie sale por nadie. Si no te quitas, te lanzo mi camioneta de lujo.
  • Haz la foto de una buena vez que el guiso se me está quemando. ¿Ya?

El punto clímax de la "protesta" lo dio José Manuel Olivares de Primero Justicia, quien con cara de supremo aburrimiento caceroleaba en soledad. Los demás que estaban con él ni le prestaban atención y mucho menos los que dentro de sus carros esperaban que por fin se acabara la tranca generada por la incómoda y mínima caravana. Ahí va el "futuro" de Venezuela, luchando valientemente contra el rrrrégimen opresor.

Notas relacionadas