Bienvenidos a la moda del sabotaje incendiario

No se contentan con llevar más de mes y medio incinerando bolsas de basura, cauchos y hasta muebles buenos que uno ve con tristeza convertirse en ceniza. No les basta con ver subir al cielo columnas de humo negro de la combustión de cauchos que pudieron haber sido columpios o maceteros: los grupos que se jactan de quemarse las pestañas estudiando, lo único que están quemando es el tiempo, los bienes de la Patria, nuestra tranquilidad.

“Constituía un placer especial ver las cosas consumidas, ver los objetos ennegrecidos y cambiados. Con la punta de bronce del soplete en sus puños, con aquella gigantesca serpiente escupiendo su petróleo venenoso sobre el mundo, la sangre le latía en la cabeza y sus manos eran las de un fantástico director tocando todas las sinfonías del fuego y de las llamas para destruir los guiñapos y ruinas de la Historia.”

Ray Bradbury


No se contentan con llevar más de mes y medio incinerando bolsas de basura, cauchos y hasta muebles buenos que uno ve con tristeza convertirse en ceniza. No les basta con ver subir al cielo columnas de humo negro de la combustión de cauchos que pudieron haber sido columpios o maceteros: los grupos que se jactan de quemarse las pestañas estudiando, lo único que están quemando es el tiempo, los bienes de la Patria, nuestra tranquilidad.

El pasado domingo, luego de los violentos sucesos de la Avenida Cardenal Quintero, en la ciudad de Mérida, donde fueron heridas varias personas y un trabajador de la Cantv resultó muerto, la población merideña tuvo que pasar por otro momento de zozobra: dos horas completas duró el apagón que alcanzó a afectar a seis entidades del país, y que tuvo su origen en un incendio forestal que se desató a unas horas y circunstancias bastante sospechosas.

La madrugada de este martes la sede del CNE en el estado Zulia fue prendida en candela por un grupo de vándalos. Se encontraron puertas violentadas, ventanas rotas y se estima que el siniestro reporta pérdidas de hasta el 90% de la edificación. Los días previos a este incendio se denunció la presencia de guarimberos que montaron barricadas en las cercanías de la institución, e incluso tumbaron varios árboles para impedir el tránsito de los carros.

Siguiendo con el guión incendiario, en los últimos tres días han sido tres los incendios que han azotado al parque nacional Waraira Repano, y no fue que Tula se quedó dormida: es posible que grupos saboteadores estudiaran los lugares estratégicos para ocasionar fallas en el sistema eléctrico y hacer colapsar a la ciudad en un momento en el que la atención de la prensa internacional se encuentra enfocada de manera especial en Venezuela.

Si bien las escasas lluvias de este período seco facilitan la aparición de incendios forestales (que ocurren todos los años de manera natural y suelen comenzar en horas cercanas al mediodía), un dato particular da señales de que los incendios bien podrían responder a una acción deliberada de sabotaje: las llamas comenzaron a aparecer en horas de la noche, cuando la humedad relativa dificulta la aparición de este tipo de igniciones, y las dos únicas subestaciones eléctricas que bajan hacia Caracas desde el Waraira fueron afectadas por las llamas, tal como ocurrió sólo un día antes en Mérida en lo que pudo haber sido el ensayo para esta nueva operación, más ambiciosa.

A consecuencia de las llamas, el servicio eléctrico en varios sectores de la ciudad de Caracas y el sistema de transporte subterráneo, se vieron afectados. Desde lo alto de Maripérez hasta las torres de Parque Central, de ahí hacia La Hoyada, y mucho más allá, hasta la urbanización Bello Monte, las calles quedaron completamente a oscuras.

El ministro del poder popular para la Energía Eléctrica, Jesse Chacón señaló que “este no es el único incendio que ha tenido el Sistema Eléctrico Nacional: intentaron incendiar la subestación en San Cristóbal, tuvimos cortes de línea en Bolívar, tuvimos incendios de más de 20 unidades en Carabobo, tuvimos cortes de conductores en Anzoátegui; entonces no es un hecho aislado y tenemos una serie de indicios detrás de todo esto que indican que pudo ser provocado”.

Los informes técnicos necesarios para el desarrollo de una investigación que permita dilucidar las causas de los incendios en el Waraira Repano ya fueron consignados en fiscalía. Apagadas las candelas, un Ávila ennegrecido y una ciudad cuyos ritmos han sido afectados por los sucesos de los últimos días reciben a los cancilleres de la UNASUR, quienes vinieron a gestionar un diálogo político y a conversar con los representantes de la MUD, en la búsqueda del restablecimiento de la paz venezolana, y para extinguir la locura pirómana de quien envuelve en llamas la propia tierra.

Notas relacionadas