Sicario financiero nos cataloga como "el país más miserable del mundo"

Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins y un sicario económico internacional de las transnacionales, ha vuelto a enfilarse contra Venezuela, como ya lo viene haciendo desde el auge de la coyuntura económica venezolana y la imposición del boicot actual. Steve Hanke ha sido uno de los principales operadores de Dólar Today.

Hanke ha diseñado un "instrumento" de "validación" económica llamado "Índice de Penuria" (o Misery Index) para determinar el nivel de miseria de un país.

Como él mismo lo ha anunciado, el indicador fue diseñado por él, es únicamente aplicado por él y sólo avalado por él. Desde su oficina, Hanke, ignorando otros tabuladores de referencia e instrumentos consensuados a escala planetaria, determina cuál es el "país más miserable del mundo" según su criterio y según su informe.

En 2016, como en 2015, Venezuela repite como "el país más miserable del mundo", o el país "que padece de las más severas condiciones económicas del planeta" catalogando socioeconómicamente a Venezuela por encima de Haití, Somalia, Zimbabue, Libia y otros tantos países del mundo que están sumidos en hambrunas y guerras.

Hanke posicionó su pseuda investigación gracias a los buenos oficios comunicacionales del Nuevo Herald de Miami y otras agencias que le dieron difusión, dándolo como cierto y científicamente válido.

El problema del "método" de Hanke

En términos de estructuración de una metodología de medición de la pobreza, Hanke se deslinda de absolutamente todos los métodos internacionalmente aceptados para determinar los niveles de pobreza de un determinado grupo poblacional.

Hanke da por descartados los instrumentos conocidos como: Línea de ingreso en Hogares, Necesidades Básicas Insatisfechas, Método de Medición Integrada o Línea de Pobreza Monetaria, que son avalados por instancias como la ONU, Unicef, Unesco, FAO, Cepal, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros, los cuales miden factores como pobreza, inequidad y exclusión en países. Son métodos validados por la comunidad científica internacional, que otorgan rigurosidad y credibilidad a los estudios sobre una población determinada. El estudio de Hanke carece de esto.

La vulnerabilidad o invulnerabilidad socioeconómica de la población de un país implica variables que Hanke no reconoce, que van desde medidores de ingreso en hogares hasta las desventajas en el hecho educativo y cultural con los que lidia una población. Los métodos universales ya mencionados también incorporan indicadores de necesidades básicas. Cuestiones estas ausentes totalmente en el "estudio" de Hanke.

El problema del rigor científico de Hanke no es minúsculo. Hanke no ha visitado Venezuela en época reciente, ni ha establecido convenio con institución alguna que haya realizado estudios de campo y mediciones para determinar en sitio que Venezuela es el "país más miserable del mundo". De hecho su balance sobre Venezuela en 2016 se basa en su propio cálculo de la inflación, es decir, ante la ausencia de una cifra oficial da como ciertas sus propias estimaciones, las cuales se rigen fundamentalmente desde la afirmación de que "el precio del dólar paralelo refleja el verdadero valor del bolívar frente al dólar", una tesis que muchos economistas de la derecha en Venezuela ponen en entredicho.

  No hay un mínimo de objetividad en el supuesto "estudio científico" de este sicario. En términos estrictamente metodológicos su indicador es en esencia un panfleto viciado. Debe ser por eso que Hanke es el único que lo aplica, pues académicamente es un adefesio. Es como si Hanke hiciera para otra persona un estudio de orina, pero la muestra la tomara de sí mismo y no de la otra persona. Así de desviado científicamente es el estudio de Hanke.

Breve reseña de Steve Hanke

Este sicario financiero forma parte del tanque de pensamiento Instituto Cato, articulado a la oligarquía estadounidense de los hermanos Koch, ligada al negocio petrolero, petroquímico y financiero. De este instituto también forman parte el banquero Oscar García-Mendoza, Thor Harlvorssen Mendoza, María Corina Machado y la ONG Cedice Libertad, entre otros actores de la clase financiera venezolana y transnacional.

Sus actividades como sicario financiero lo han ubicado como asesor económico del ex presidente Caldera (a quien le propuso dolarizar la economía venezolana), como impulsor de la dolarización en Ecuador y como operador de la fragmentación financiera de Yugoslavia. Un sicario de amplia experiencia que es fuente de análisis para medios financieros y no financieros de escala global como Bloomberg, CNN, Financial Times, New York Times, entre otros.

Hanke es el más grande legitimador económico de Dólar Today

Steve Hanke forma parte de una operación a gran escala: la de posicionar la tasa Dólar Today como la "verdadera" referencia del bolívar frente al dólar. La vorágine de las distorsiones monetarias contra Venezuela tiene a Hanke entre sus principales defensores. Y a los bancos estadounidenses, calificadoras de riesgo e instancias financieras internacionales como sus principales ejecutoras.

El precio del dólar paralelo se consolida como un "hecho económico" dada también la cantidad de actores que convengan con que ese precio es el verdadero. Esa es la función de Steve Hanke, altamente relacionado con las capas directivas de Goldman Sachs, JP Morgan, Morgan Stanley y Bank Of America (actores de la guerra financiera contra Venezuela), ya que es el encargado de la formación de sus cuadros gerenciales futuros, además de tener su propio fondo de inversiones (Hanke-Guttridge Capital Management) en el que se gestiona la compra y venta de bonos de deuda pública y privada de mediano tamaño en la bolsa de Wall Street, dato que habla de su estatura como operador financiero transnacional.

Hanke es un generador e intermediario de informaciones en materia económica para que luego instancias como el FMI realicen sus informes y proyecciones sobre Venezuela. Lo explicamos en un ejemplo: Hanke es autor de la tesis -repetida por el FMI- de que la inflación en Venezuela en 2016 alcanzaría el 1400%. Esta cifra sin bases reales y fundada en una estimación de Hanke, aceleró los pretextos para el aumento desproporcionado del riesgo-país por parte de las calificadoras alineadas contra Venezuela y ayudó a que el país quedara sometido a condiciones adversas para refinanciar y reperfilar su deuda durante 2016.

Llamar a Hanke sicario financiero no es un calificativo gratuito.

Notas relacionadas