Propaganda contra Venezuela: los últimos cinco "fake news"

La incesante fabricación de noticias falsas sobre la situación en Venezuela tiene un propósito político bien definido: aumentar el expediente que desde Washington se maneja con respecto al país para, luego, reclamar una intervención extranjera. A continuación una nueva tanda de fake news desmontada por el equipo de Misión Verdad.

Falso. La misma Corte Penal Internacional (CPI) afirmó no haber aceptado ningún caso de torturas supuestamente sufridas por los hermanos Alejandro y José Sánchez, dos dirigentes de Primero Justicia detenidos el pasado jueves 13 de abril, sin embargo desde La Haya se desmintió lo manifestado por Julio Borges.

La fuente de la CPI consultada dice que "la entrega de documentos que ONG o particulares puedan hacer a la Fiscalía no implica la apertura de una investigación o de un procedimiento", y recordó que el tribunal internacional recibe cada año cientos de dosieres de decenas de países.


Falso. La periodista opositora Yasmin Velasco entrevistó al hermano del muchacho asesinado, José Carlos Moreno de 17 de años, el día miércoles 19 de abril en San Bernardino, quien expresó que su hermano no formaba parte de la marcha opositora ni tampoco fue muerto por colectivos chavistas, como afirman los medios "independientes" y voceros de la MUD.

De hecho, el hermano de Moreno aclara que hubo personas disparando desde un "conteiner" en el lugar del suceso, y que el joven sólo iba de paso por el lugar de la marcha. Otros periodistas, abiertamente de oposición todos, lanzaron la hipótesis de que a Moreno le robaron la moto, consecuencia del homicidio.


Falso. El Plan Ávila contempla otras formas, procederes y actores en momentos de contingencia social y desestabilización del país. En el Plan Zamora convergen organizaciones sociales y populares, las milicias bolivarianas y las FANB con el propósito de desplegar fuerzas de contención ante un posible intento de golpe de Estado: es la unión cívico-militar que como doctrina tiene la Revolución Bolivariana, no una militarización de la sociedad venezolana.

Rocío San Miguel, de la ONG Control Ciudadano, financiada por el Departamento de Estado gringo, es utilizada en este caso para promover la versión de que el Plan Zamora en su Fase Verde era "para reprimir" las manifestaciones del día miércoles 19 de abril. Sin embargo, los mecanismos del Plan Zamora consisten sólo en la contención de las protestas violentas bajo las reglas de acuerdo internacional en el uso de la fuerza por parte de los Estados-nación.


Falso. No existen las llamadas "protestas o manifestaciones pacíficas", como se ha evidenciado en las últimas semanas. Numerosos videos han sido compilados por el equipo de Telesur en los que se demuestran los focos de violencia fabricados por pequeños grupos opositores en las marchas y concentraciones convocadas por la MUD.

Además, el saldo de las protestas violentas es conocido, nada más en el marco de las marchas del miércoles 19: saqueos a comercios de El Paraíso a horas de la noche, chavistas heridos por objetos contundentes lanzados por simpatizantes de la oposición desde edificios, y un Guardia Nacional Bolivariano muerto y otro herido en San Antonio de los Altos. Distintos efectivos de seguridad del país (policías de Barinas, de Mérida y de otros estados) han sufrido graves lesiones producto de la violencia callejera estimulada por las vocerías antichavistas. 

La periodista Larissa Costa ha preparado un dossier de la violencia que generan los grupos de oposición comprometidos con el golpe.


Falso. Guido Rodríguez, joven militante de Primero Justicia (PJ) que fue sobornado con 300 mil bolívares para ocasionar destrozos en la Dirección Ejecutiva de la Magistratura venezolana, con sede en Chacao, el pasado 8 de abril, no mostró señales de tortura.

Pero la inconsistencia de la versión opositora es aun mayor. El 16 de abril, Tomás Guanipa había declarado que el joven militante de PJ había sido torturado, para que al día siguiente (17 de abril) tuiteara desde su cuenta que "no tiene idea" de quién es Guido Rodríguez.

¿Ante qué estamos?

A medida que aumenta la agresividad en el verbo antichavista, también lo hacen las manipulaciones mediáticas. Una no existe sin la otra. Los fake news como recurso de guerra informativa a nivel global, son actualmente utilizados contra Venezuela para, como en otras expresiones de asedio internacional protagonizadas por Estados Unidos (acoso contra Rusia, Siria e Irán), sirvan como apoyo narrativo para aplicar medidas de fuerza, sean sanciones financieras o judiciales (como han aplicado contra Venezuela) o una mayor interferencia en los asuntos internos. Necesario es recordar que a partir de los fake news ("bombardeo" a la plaza Verde de Trípoli por parte de Gadafi, "armas de destrucción masiva en Irak", "ataque químico" por parte de Al-Assad en Siria) los puntos de quiebre se marcan y definen, dibujando en el escenario venezolano su peligrosidad como maniobra y la urgencia de su desmonte. 

Notas relacionadas