ONG financiada por EEUU reconoce éxito de los CLAP

Muchos son los informes que en los últimos meses se han publicado sobre Venezuela con tono negativo con el objetivo de remarcar el expediente que desde ONGs y think-tanks financiados por el gobierno de los Estados Unidos vienen haciendo desde hace años, entre ellos el reconocido tanque de pensamiento International Crisis Group.

En el marco de la mesa de diálogo convocada por el Gobierno Bolivariano para aliviar la crisis política e institucional de poderes provocada por la Asamblea Nacional en manos de la MUD, Crisis Group publicó un informe en inglés y en español (disponible para su lectura aquí) a mediados de diciembre de 2016 en el que hace un diagnóstico de la situación del país con claros intereses para criminalizar a Venezuela y apoyar las gestiones de Luis Almagro en la OEA contra nuestro país.

Por ello, no extraña que los "argumentos" y datos usados en el mencionado informe de Crisis Group se hayan repetido en el recién publicado informe de Almagro para intentar convocar la activación de la Carta Democrática Interamericana de la OEA contra Venezuela, documento que fue desmontado por el equipo de Misión Verdad y cuya semántica está impregnada de intervencionismo en todas sus letras y silencios.

Sin embargo, algo que obvia cualquier lector automático de todo lo que se expone negativamente sobre Venezuela es el dato que expone International Crisis Group con respecto al porqué el país no ha estallado hasta los momentos si, como aseguran voceros de la oposición y sus rutinarios repetidores los medios de comunicación "independientes", existe una "crisis humanitaria" que permea todos los niveles y sectores de la sociedad venezolana.

A su pregunta "¿Por qué no ha estallado el país?" responde esta organización no gubernamental que dos iniciativas han impactado de tal manera en el país que una posible explosión social se haya dirimido en sus coberturas. Uno es el "relajamiento" de los controles fronterizos, y otro, más importante sin dudas, "la decisión de desviar gran parte de la distribución de bienes básicos a precios controlados, de los supermercados (públicos y privados) al sistema de Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)".

Como lo lee, y no es un error de semántica o tipeo, International Crisis Group admite que los CLAP "han tenido el efecto de reducir las filas en supermercados y abastos (un caldo de cultivo para el descontento popular)".

Es innegable el favorable impacto de los CLAP en el país

El impacto de los CLAP ha sido innnegable incluso para este think-tank financiado, entre otros, por el mega sicario financiero George Soros y la Fundación Ford, aunque medios corporativos y políticos opositores ataquen esta iniciativa política de distribución y producción de alimentos como al propio presidente Nicolás Maduro.

Según datos oficiales emitidos por el vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami, luego de un año de su creación, existen conformados un total de 27 mil CLAP en todo el país, lo que permite actualmente la distribución de 42 mil toneladas de alimentos a precios justos.

Nada más en el estado Táchira se han distribuido más de 5 mil toneladas de alimentos en poco menos de un año de la activación de los CLAP en la región andina.

Consecuencia de este impacto, considera Crisis Group, "el rechazo generalizado del gobierno no parece traducirse en una voluntad colectiva de derrocarlo mediante la movilización en masa. Por el contrario, los esfuerzos públicos han estado dirigidos principalmente a poner comida sobre la mesa".

Una política, entonces, que más bien sirve de paliativo ante las dificultades por parte de la población pobre venezolana de conseguir alimentos a precios justos y sin mediaciones especulativas. 

No hace falta citar a dirigentes del chavismo y ciudadanos de a pie para entender el impacto positivo y efectivo de los CLAP ante el asedio económico y financiero que lleva a cabo contra la población venezolana, los periodistas y analistas de la oposición sólo deben leer el informe de International Crisis Group.

Pues a la MUD, que propicia el socavamiento de Venezuela a través de su campaña por la intervención internacional, le faltan argumentos para destruir el chavismo y entregar las riquezas del país a sus mandamases corporativos.

Notas relacionadas