Radicales violentos de la MUD agreden a periodistas opositores

No es la primera vez que manifestantes violentos convocados por la MUD atacan a supuestos "infiltrados chavistas" en sus marchas. Son los mismos opositores quienes se agreden entre sí, capaces de perpetuar crímenes de odio por el solo hecho de "parecer" chavista. Ha sucedido en múltiples ocasiones, no pocas en el marco de las últimas concentraciones en el mes de abril. La mediática opositora ha ignorado estos sucesos. 

Esta vez le tocó a un fotógrafo de la agencia española EFE ser víctima de una golpiza y ser despojado de una máscara antigás y un casco, que luego recuperó. Fue en la avenida Eugenio Mendoza de La Castellana (municipio Chacao), donde hacía cobertura de la manifestación que intentaba llegar a la Cota Mil para intentar marchar hacia el Tribunal Supremo de Justicia.

Miguel Gutiérrez dijo que de un momento a otro un grupo de opositores en el lugar comenzaron a darle golpes, le quitaron el casco que llevaba junto con la máscara antigás. Señaló, confundido aún por la paliza, que los manifestantes se encontraban "frustrados" y que por eso mismo lo agarraron a él. Para los interesados, en el siguiente video el fotorreportero relata lo sucedido.

En las imágenes a continuación se captura el momento en que Gutiérrez fue golpeado en la cabeza mientras trataban de removerle el casco y la máscara antigás:

Según el portal Contrapunto, "relataron manifestantes, el fotógrafo fue confundido con un posible infiltrado y luego con un periodista de Venezolana de Televisión (VTV), por lo que lo atacaron, golpearon en la cabeza y lo despojaron de su casco y máscara antigás. Tras identificarse, con apoyo de otros periodistas en el sitio, los manifestantes dejaron de hostigarlo".

Llama la atención que la agencia EFE no ha reclamado ni rechazado la agresión a su corresponsal en Venezuela, cuando en otras ocasiones ha comunicado su descontento contra el Gobierno Bolivariano por supuestamente violar la libertad de expresión de los periodistas en el país.

Por si fuera poco, en el mismo sitio (La Castellana) agredieron a otros dos periodistas, no precisamente chavistas pero bajo el móvil de "infiltrados", esta vez del canal privado Globovisión. Así lo comunicó a través de su cuenta Twitter el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa:

 

Basados en una matriz de que el Gobierno venezolano no respeta la libertad de expresión, los medios y ONGs opositores encubren y omiten este tipo de hechos -el ataque a periodistas "confundidos" de ser chavistas- que pudieran llegar a concretarse en crímenes de odio, como han sucedido en las últimas semanas. Para ellos, no cuenta en el expediente de violación de derechos humanos las agresiones de opositores violentos contra comunicadores, sino endilgarle toda acusación de este tipo al Gobierno Bolivariano.

Notas relacionadas