Historia nuestra

Carnavales cuando la Cuarta: un ensayo de Sacudón

La expresión cimarronera de los carnavales, durante la Cuarta, en los barrios, cerros y zonas marginales a orillas de la ciudad eran una explosión de alegría, desorden, arrecheras acumuladas; una guerra campal y desenfrenada que presagiaba la arrechera de un pueblo disfrazada de conformismo y s

Ezequiel Zamora 200 años después

En los últimos lustros, la bandera de amarillo y azul que caracteriza la enseña zamorana se muestra orgullosa en marchas, entradas de caserío y como una consigna que representa los millones de campesinos que en el siglo XIX abultaron las tropas nacionales durante la Guerra de Independencia y la Guerra Federal.

Alfredo Maneiro y el tiempo presente

Dedicado a la memoria de Ruiz Guevara, la biblioteca de nuestra casa en Barinas y la eterna presencia de mi hermano Wladimir, quien partió también con sus secretos. En especial a Ana Brumlik, compañera de Alfredo.

Fabricio Ojeda y la reivindicación de la justicia

Fabricio Ojeda fue un periodista, maestro, diputado y un importante activista en la lucha contra la dictadura, llegando a presidir la Junta Patriótica.

Bolívar, el enemigo y los héroes del teclado

Hace unos días, a propósito de la visita de Barack Obama a Cuba, poníamos a rodar por internet un comentario simple: reunirse con el enemigo no entraña en sí mismo un acto de traición.

Aquel mito de "sembrar el petróleo" (I)

Lo productivo generalmente se concibe en términos de desarrollo o progreso, aun cuando correspondan a las dinámicas propias del capitalismo central y de los grandes talleres del mundo.

Bolívar y su tiempo de contradicciones

El 6 de septiembre de 2015 se cumplieron 200 años de la llamada Carta de Jamaica, la cual en contenido esconde muchas derrotas, es decir, muchas verdades sobre Bolívar.

A un año de la victoria electoral del presidente Maduro

El mito del arañero

La tarea de revisarnos y discutirnos en este punto del fluir histórico, del transcurrir, del vernos y pensarnos obedece a una doble exigencia: situarnos, siempre, en el momento que determina la historia, y el acto de afirmarnos en el nosotros. Es ese nosotros con el que hoy en día se avanza en los tiempos de Maduro presidente y continuador del candelorio chavista. Es ese nosotros donde encontramos la fuerza para salvaguardarnos de la pava fascista, del discurso resbaloso del especialista y de los matices neocoloniales de la izquierda. Fue Maduro el que dio la clave chavista que nos acompaña en estos durísimos años, aquella frase histórica con la que agarra el testigo: sólo juntos somos Chávez, pero sólo si seguimos juntos. Y este es el punto de partida de esta conversa que dio El Cayapo, hace exactamente dos años.

La política de las multitudes y la traición oligárquica

Montoneras

De un pasquín del siglo XIX, "Profecía de un cumanés sobre la venida del marqués del Toro", se lee: "Ya este pueblo se ve ahíto / de marqueses y pelucas". Se volvió consigna para la turba que nació para destruir lo constituido, aun ignorando que abría la trocha para erigir nuevas sociedades.