ALBA-Petrocaribe: el punto de apoyo para la región ante el huracán Irma

Ya convertido en depresión tropical tras su paso por el sur de la Florida (EEUU), el huracán Irma dejó su huella destructiva en algunas islas del Caribe. Así como en catástrofes similares en el pasado reciente, Venezuela es el primer país en proveer genuina ayuda humanitaria para las labores de rescate de los países afectados.

Luego de destruir el 95% de la infraestructura de la Isla de San Martín, el huracán Irma afectó sensiblemente el 90% de los edificios de la Isla de Barbuda y en menor medida la de Antigua. 17 personas fallecidas fueron el saldo lamentable en las dos islas.

Continuó su rumbo hacia República Dominicana, Haití y Puerto Rico, entre otras islas, que si bien se vieron afectadas por las lluvias y vientos de alta velocidad, no iguala las afectaciones generadas en Cuba, donde Irma golpeó con fuerza.

Según el gobierno de la isla, un total de 10 personas resultaron fallecidas durante el paso del huracán, además de cuantiosos daños materiales en el país bloqueado por EEUU. El apresto de la población y el gobierno sin lugar a dudas impidió que las consecuencias fueran mayores.

Contrario a la retórica de asistencia humanitaria de la ONU, otras instituciones multilaterales influenciadas por EEUU y Europa, Venezuela fue el primer país en proveer la ayuda necesaria para las labores de rescate en las islas más afectadas.

10 toneladas de ayuda humanitaria fueron enviadas a la Isla de San Martín, según lo informado por el ministro de Interior venezolano, Néstor Reverol, siendo Venezuela el primer país en prestar ayuda. Esta isla ubicada en el archipiélago de las Antillas Menores está divida en dos, mientras que el norte pertenece a la República de Francia; el sur forma parte del Reino de los Países Bajos.

Aunque Francia decretó "estado de emergencia" en su parte de la isla, producto de las graves afectaciones, la asistencia a sus habitantes no se ha materializado por parte del gobierno europeo.

Asimismo el presidente Maduro expresó solidaridad con Cuba ante el paso de Irma, por lo que el Gobierno venezolano activará un plan de apoyo para proveer la ayuda necesaria a la isla, en el marco de los acuerdos ALBA y Petrocaribe, según lo comentado por el canciller venezolano Jorge Arreaza.

Según lo informado por el ministro Reverol, 10 toneladas de ayuda humanitaria están siendo enviados a la isla de Cuba.

En el caso de Barbuda, la Aviación Militar venezolana realizó la evacuación de 1 mil 800 personas a la isla de Antigua, donde el Gobierno nacional hace pocos días realizó la entrega de 10 toneladas de ayuda humanitaria y prestó el apoyo de 34 rescatistas. El gobierno de la isla agradeció públicamente el apoyo de Venezuela.

Antigua y Barbuda forma parte del convenio Petrocaribe, instrumento de integración regional que al mismo tiempo que provee petróleo y derivados bajo facilidades de pago a los países del Caribe, ha contribuido enormemente a la reducción de los índices de pobreza y subalimentación generados por décadas de explotación económica estadounidense y europea.

El Gobierno venezolano, sin embargo, no ha limitado su apoyo a los países miembros del convenio. Muestra de ello es la asistencia prestada a San Martín, como su ofrecimiento a dar apoyo a Guatemala y México luego de los terremotos que generaron cuantiosos daños materiales, y en el caso de la nación mexicana, más de 90 personas fallecidas.

Convenios como Petrocaribe dan muestra de que ante catástrofes naturales en la región este acuerdo es su punto de apoyo más sólido, junto con el ALBA. Más allá de los índices de gestión, ampliamente respaldados por la ONU, el carácter humano y solidario del convenio se hace presente en momentos de dificultades.

EEUU públicamente, a través de su Departamento de Estado, ha mostrado la férrea intención de derribar a Petrocaribe como mecanismo de integración regional y solidario, en aras de recolonizar a los países miembros en beneficio de las grandes corporaciones productoras de gas y petróleo en suelo norteamericano. Quienes, vale rescatar, no han mostrado ninguna intención de dar ayuda al Caribe en medio de sus dificultades.

Notas relacionadas