Maduro nombra nuevo gabinete y reestructura Consejo de Economía

El Presidente Nicolás Maduro inicia el 2017 con un importante cambio en su tren ministerial. De esta manera, la agenda política de la dirigencia chavista emprende la iniciativa en el plano político; se realizan modificaciones sustanciales en el gabinete entendiendo que la gestión en esas instancias debe redimensionarse.

El Jefe de Estado sustituyó a Aristóbulo Istúriz y nombró al gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, como nuevo vicepresidente de la República. Istúriz por su parte, asumirá el Ministerio de las Comunas. Igualmente, nombró a Elías Jaua como nuevo ministro para la Educación en sustitución de Rodulfo Pérez, designándole a Jaua la vicepresidencia para las Misiones Socialistas. Asimismo, Érika Farías pasa del Ministerio de Comunas al de Agricultura Urbana, en sustitución de Lorena Freites. Adán Chávez asumirá el Ministerio de Cultura en sustitución de Freddy Ñañez.

Estos cambios en el tren ejecutivo forman parte de la Campaña Carabobo 2017-2018, según refirió el jefe de Estado. Una cuestión importante en estas modificaciones en el gabinete, es su refrescamiento con nuevos nombres que no habían tomado lugar en el Consejo de Ministros(as). El almirante César Alberto Salazar fue nombrado como nuevo ministro de Transporte y Obras Públicas, venía de desempeñarse como jefe del cuerpo de inspección del Despacho de Presidencia. Por otro lado el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas será llevado por el coronel Ramón Celestino Velásquez. La hasta hace poco directora del Hospital Clínico Universitario, Antonieta Caporale, será la nueva ministra para la Salud en sustitución de Luisana Melo. El diputado Francisco Torrealba asumió el Ministerio para el Proceso Social del Trabajo en sustitución de Oswaldo Vera quien estará a cargo de la militancia del Movimiento Social de Trabajadores de Venezuela.

Estos cambios en el tren ejecutivo forman parte de la Campaña Carabobo 2017-2018

Otro nombramiento a destacar es el del  parlamentario Hugbel Roa quien será el nuevo ministro para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, en lugar de Jorge Arreaza. Por otra parte, Maduro designó a Nelson Martínez como ministro de Petróleo y Minería, mientras Eulogio Del Pino quedará encargado de la presidencia de Petróleos de Venezuela S.A. Martinez viene de cumplir funciones en la empresa venezolana radicada en EEUU, Citgo. Una designación que bastante vale la pena apuntar, parte de la fusión de todos los ministerios de economía productiva, industria y comercio en un único Ministerio de Economía y Finanzas que estará a cargo del diputado Ramón Lobo Moreno quien además presidirá la vicepresidencia de Economía y Finanzas.

Construir una gestión pertinente, de cara a los desafíos

El año 2017 se vislumbra como un año de oportunidades para el chavismo, sin los mismos esperpentos del desplazamiento con los que ha lidiado en el 2016, aunque las amenazas y los derroteros golpistas persistan. Es un año que, según Maduro, debe orientarse a la construcción de una gestión efectiva, oportuna y pertinente, acorde a los desafíos y retos impuestos por la coyuntura económica y política que atraviesa el país. La gestión además, debe conectarse con el hecho popular.

Maduro hizo autocríticas a las formas de gestión y al rol de los responsables ministeriales. Llamó a construir un trabajo “desde las catacumbas” y a diseñar políticas inherentes al cumplimiento y difusión de metas, órdenes y objetivos consagrados por cada ente ministerial. Quizá es esa una de las cuestiones fundamentales para el chavismo durante el año que inicia, retomar la política desde la proactividad, la eficacia política, la pertinencia de la gestión y su vinculación con las grandes aspiraciones populares y demandas poblacionales.

El Presidente señaló además la necesidad de comunicar (tanto por instancias oficiales como por la acción militante) mejor las cuestiones inherentes al trabajo político integral del chavismo, desde el ítem de la gestión hasta las reflexiones que son necesarias en el contexto de coyuntura. Subrayó además la necesidad de emprender una lucha por el rescate de la subjetividad chavista y popular, conteniendo desde lo orgánico y desde lo ideológico, el avance de la lógica caníbal impuesta en la economía de guerra, refiriéndose la esclavización de sectores populares para el flagelo del bachaqueo, lo que es una afrenta de parte del pueblo contra sus iguales.

El tema económico, vital en el devenir de la vida nacional, es también uno de los renglones donde Maduro ha picado delante de cara al año que inicia y en política eso es medular. Maduro anunció este miércoles que el 9 de enero, en un encuentro con el sector empresarial público y privado, será reestructurado y relanzado el Consejo Nacional de Economía Productiva. “Vamos a hacer un encuentro nacional de empresarios del país, en el marco del Consejo Nacional de Economía, para establecer una nueva estructura de funcionamiento del Consejo Nacional de Economía, un nuevo esquema, a partir de los 15 motores de la Agenda Económica Bolivariana. Cada motor va a tener un equipo de atención para resolver todos los problema”, subrayó.

Uno de los principios elementales de la política yace en el factor de iniciativa. Con nuevas aspiraciones políticas y frente a varios escenarios complejos, el chavismo emprende un nuevo momento.

Notas relacionadas