Darle rostro al nuevo orden: los acuerdos China-Venezuela

Dentro de la estrategia de consolidar el establecimiento de un mundo multipolar, el presidente Nicolás Maduro firmó una serie de acuerdos en energía, minería, agricultura, tecnología e infraestructura con su par de China, Xi Jinping. Venezuela y China elevaron sus relaciones al nivel de "asociación estratégica integral" cuando se cumplen 40 años de relaciones diplomáticas entre ambos. Los acuerdos, además, sientan un precedente inédito en cuanto a la dinámica de intercambio.

Durante la conferencia de prensa conjunta entre los dos mandatarios el 21 de julio, el presidente Maduro recalcó que "China y Venezuela comparten una visión... Como ellos, hemos ido construyendo la configuración política y humana entre el partido y el liderazgo. Y ahora elevaremos el nivel de la cooperación económica, financiera, energética, cultural y tecnológica".

"Hemos decidido elevar las relaciones a un nivel superior y declarar una asociación estratégica, de carácter integral, entre China y Venezuela", subrayó en la conferencia realizada en el Palacio de Miraflores.

Además, el Presidente indicó que China "encontró el camino del socialismo con particularidades, lo que permite que sean lo que hoy son, nadie lo puede negar: la potencia económica más importante del siglo XXI", y lo han logrado "construyendo sus propias fórmulas, teniendo fe en su historia, en su destino y en su camino".

Ante su "consolidación como una verdadera potencia mundial sin promover guerras, ni métodos de saqueo", Maduro resaltó que "con su ejemplo podrá construirse verdaderamente otra humanidad, y nosotros, los seres humanos, podremos tener un futuro donde queden atrás el colonialismo, las viejas guerras, los viejos métodos de saqueo y pueda entonces surgir un mundo de desarrollo integral".

Por su parte, el Presidente chino, Jinping, afirmó: "Juntos revisamos la trayectoria de desarrollo de nuestras relaciones diplomáticas desde las pasadas cuatro décadas y coincidimos en que, desde el inicio, nuestra confianza mutua en lo político viene agilizándose sustancialmente".

"Venezuela se ha convertido en uno de los destinos con mayor compromiso de inversión china, también el mayor en mercado de contratación de obras, el séptimo suministrador de petróleo y cuarto socio comercial de China en América Latina. En su cooperación, ambas partes han perseverado en los principios de beneficio mutuo y desarrollo común, permitiendo disfrutar siempre de una plena vitalidad y vigor", puntualizó.

Podremos tener un futuro donde queden atrás el colonialismo, las viejas guerras, los viejos métodos de saqueo y pueda entonces surgir un mundo de desarrollo integral

Destacó, por último, que con Maduro, "el Gobierno venezolano y su pueblo tienen toda la capacidad de gestionar bien los asuntos internos, para salvaguardar la estabilidad y la armonía, y lograr el desarrollo socioeconómico de su país con flamantes éxitos".

Los acuerdos (hasta ahora)

  • Cuarto protocolo de enmienda para el Fondo de Financiamiento Conjunto China-Venezuela y un nuevo préstamo de 4 mil millones de dólares del Banco de Desarrollo Chino y 2 mil millones de dólares del Fondo de Desarrollo Nacional de Venezuela para proyectos de infraestructura, producción e industrialización.
     
  • Cooperación financiera entre el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC, por sus siglas en inglés) y Pdvsa por mil millones de dólares para que la petrolera compre bienes y servicios destinados a proyectos en el país.
     
  • 691 millones de dólares para la exploración y certificación de reservas minerales de Venezuela y también "para el desarrollo de una mina de oro y cobre" situada en el sur venezolano.
     
  • Creación de empresas binacionales para la producción de fertilizantes, agroquímicos, fibrocemento y materiales de construcción, entre las que se encuentra una planta de cemento en Lara, que incrementaría en un 10% la producción venezolana.
     
  • Compromiso de aportar 100 mil barriles de crudo y derivados para asegurar el financiamiento de una sección del tramo A del Fondo Conjunto China-Venezuela.
     
  • Compromiso para adquirir 1500 unidades de autobuses Yutong y la capacitación del personal para el mantenimiento y la utilización de los sistemas automatizados de cobro de pasajes.

Estos acuerdos se suman a los 50 mil millones de dólares en créditos al país y a los 56 mil millones en inversiones que ha realizado China principalmente en energía, lo que convierte a Venezuela en el segundo destino de dinero chino en América Latina después de Brasil. Esto se ve reflejado en el anuncio de inversión por 28 mil millones de dólares en un nuevo proyecto en la Faja Petrolífera del Orinoco y otros 14 mil millones de dólares para una refinería de la estatal china Sinopec, ambos acuerdos firmados en los últimos años.

Alianza estratégica

Los puntos de agenda común alcanzados con Venezuela forman parte de una ronda de compromisos firmados con otros países de América Latina durante la gira de Jinping por el continente, en la que China fue protagonista de anuncios de inversión y préstamos chinos para energía, infraestructura, alimentos, industria, tecnología y bienes industriales.

En este sentido, tanto Brasil como Argentina, Venezuela y Cuba, los cuatro países visitados por el Presidente chino, entablan una relación de ganar-ganar con el país asiático a partir de la relación que éste tiene con el continente, en la que resaltan la venta de materias primas y compra de bienes medios (productos industriales, maquinarias y otros).

Para China, que tiene los recursos naturales más bajos per cápita del mundo (7%), estos acuerdos son clave en su estrategia para diversificar su dependencia en alimentos y energía. También busca la consolidación de la seguridad del transporte marítimo al promover la construcción del Canal Interoceánico en Nicaragua y un puerto base en Cuba que sirva como paso previo.

En cambio, para muchos académicos, América Latina tiene la tarea histórica de no cambiar una relación dependiente por otra y consolidar un modelo común que sobre el desarrollo endógeno privilegie al Frankestein del subdesarrollo con mirada hacia la exportación.

En esa encrucijada y palanca a nivel mundial es que estos acuerdos de complementariedad llegan con un país que presta dinero, ejerce poder blando económico y modela al resto con él como centro del mundo.

Notas relacionadas