Los conflictos en Globalistán: imágenes

Intervenciones militares de alto calibre, rebrotes de renovados focos armados, guerra irregular, protestas contra la minería en cielo abierto, golpes de Estado. Esta galería acopia las situaciones de alta y mediana tensión que cruzan al globo en estas últimas semanas.

El retrato que componen en su conjunto cada una de estas imágenes narra los síntomas del momento en el planeta.

El resurgimiento de la violencia "étnica" en Macedonia, un golpe de Estado que no fue golpe en Burundi, las protestas (y la represión desmedida) contra el proyecto minero de Tía María en Perú, la lucha pulgada a pulgada, tramo a tramo, en Siria e Irak en donde la muerte que suministra el Estado Islámico se granjea la toma de Palmira (y sus ruinas milenarias, patrimonio de la humanidad) y Ramadi, y la aplastante y desmesurada muerte saudita que bombardea Yemen.

Protestas en Guatemala, que bajo los parámetros del país más a la derecha de América constituye un hecho revolucionario o sospechoso.

Con estas postales de un mundo que hoy corre en simultáneo, y que, en cada uno de ellos, destaca la impronta de la nueva crisis extendida por esta fase desmesurada del capitalismo, bajo la tutela de la muy bien definida imagen del Imperio del Caos, desde Misión Verdad las reunimos para destacar un mensaje que no por su simpleza deja de tener un significado demoledor: el compartido tiempo de guerra acorta las distancias, todo ocurre en paralelo, y la guerra que se mueve en todos estos "afueras" aparentes, también la llevamos dentro a muy corta distancia.

Estos son los peligros actuales de la especie. El peligroso rumbo que toman tales acontecimientos configuran el futuro inmediato, y el retrato apenas da pie a algún tipo de esperanza en tiempo futuro.

Tal vez el primer acto de reversión, si es que cabe, es no perder la noción de que todo esto ocurre; es, y existe en este convulsionado planeta, y que sólo al reconocer su existencia es posible que comencemos a encontrar claves para la sustitución de la guerra y su lógica. Es el capitalismo raíz, padre y madre del desastre actual, sólo la posibilidad de su sustitución por otra cultura abrirá las puertas a la salvación de la especie humana.