Paro cívico

Ni fuerza, ni fe

En este momento, mientras escribo, se supone que debería estar el país entero sumido en algo que Freddy Guevara, brillante como es, llamó "paro-trancazo-huelga" de 48 horas.