Memoria campesina

Se fue Aníbal

Cuando un hombre se va de viaje de un modo infinito, como Aníbal Chávez, quien partió lleno de equipaje, lleno de nosotros, este amanecer de julio, es también verdad que su travesía deja una extensión insondable, deja la música, algo inaudita, en nuestras huellas y permanencias de esta franja, de

Testimonio de Benito Briceño Manzanilla, campesino trujillano

Del sudor amargo de la tierra

Benito Briceño Manzanilla, de 79 años de edad, es de esos hombres que al contar su vida también cuentan la de un país; es la historia de una clase que acostumbra a hacer con las manos lo que una opulenta minoría disfruta; la historia que normalmente no sale en serie y de color rosa en los libros y almanaques de forma resumida y que desconocemos. Nacido en Monte Carmelo y desde chamo trabajador de la tierra en el Valle del Momboy, Benito, trujillano macerado, cronista oral de la zona, nos relata parte del siglo veinte venezolano que, con palabras de Enrique Bernardo Núñez, fue “presa o botín de los vencedores”. Aquí su testimonio con su verbo candelita: