Lógica escuálida

¿Ignoran las consecuencias?

Una mezcla de incredulidad y arrechera me invadió al enterarme, una vez analizados meticulosamente los resultados electorales, que en las pasadas elecciones del 6 de diciembre, los candidatos de la derecha obtuvieron un número bastante significativo de sufragios en centros de votación ubicados en

Un engendro criminológico: Almagro y la MUD

De no haber actuado nuestros cuerpos de seguridad con tanta celeridad y eficiencia para resolver el móvil y la autoría material del asesinato del mayor general Félix Velásquez, Almagro no habría saltado al vacío en el cual se sumergió a partir de hoy y para siemp

El materialismo histérico de Ramos Allup

La reciente declaración conciliadora de la OEA en torno a la situación venezolana dejó en entredicho la campaña de intriga elaborada con maestría por los medios internacionales, la oposición venezolana, y protagonizada con exagerado entusiasmo por el secretario g

Revocatorio: otro pote de humo tóxico

La barbarie que tomó por asalto la Asamblea Nacional carece de cualquiera de los valores religiosos, humanos, espirituales, jurídicos, intelectuales, nacionalistas, o lo que sea, que haya sido instituido por el liberalismo burgués, hace un poco más de 200 años.

Sonrían. ¡Digan whisky!

Lo interesante del documento -cual si fuera la declaración de intenciones de un proyecto histórico, o un texto que revelará claves a la arqueología por venir- es la redundancia de sus signos, lemas, colores y encuadres, datos que lo transforman de un simple retra

Excitación refrendaria

Extraña, por decir lo menos, la actitud y la posición adoptada por la contrarrevolución venezolana. Irrespeta y menosprecia incluso a compatriotas que comparten sus planteamientos desquiciados y obsesivos.

Aznar, Almagro, Allup

Los triple A

Pretendidos señorones de la política nacional e internacional, dos de ellos ya han decidido pasar el resto de sus días interfiriendo en nuestros asuntos por lo que ya casi son actores nacionales.

A Ramos Allup se le enredó el papagayo

Muchos venezolanos, sin distingo de diferencias políticas, hemos sido testigos, a veces mudos, a veces pícaros, de cómo la realidad supera con creces a la ficción cuando se trata de tener como protagonista al diputado Ramos Allup como primer actor de su propio film, corto o largo, o a veces mímic