La guerra en Venezuela

Perfil: Nelson Bocaranda, un hombre para todos los golpes

El 11 de abril de 2002, a eso del mediodía, ya la rapiña proempresarial se había desatado en procura del derrocamiento del presidente Hugo Chávez.

No derrocarán al Gobierno. Pero es mejor activarse

El gobierno de Nicolás Maduro no caerá a causa de las tensiones callejeras actuales. Estas tensiones durarán unos días más y se disiparán sin que se produzcan ni el golpe de Estado ni la guerra civil que espera el antichavismo. Nos lo indica una clave de la que hablaremos más abajo.

La inseguridad: plan opositor

Es una verdad meridiana que el delito siempre ha existido desde los inicios del mundo: según la Biblia, Caín mató a Abel, su hermano, Jesús fue crucificado en medio de dos ladrones, y en Sodoma y Gomorra el despelote y las inmoralidades eran de tal naturaleza que Dios decidió acabar con esas ciud

La intervención extranjera en la agenda golpista (I): La vanguardia callejera

-Primera característica. Ya no son revoluciones de colores como a finales de los 90 y la primera década del siglo XXI. Podrán tener características similares, los mismos operadores, los mismos orígenes ideológicos y, por sobre todas las cosas, los mismos financistas.

Manipulación de imágenes y guerra psicológica en Venezuela (y las redes)

Ucrania, Egipto, Chile, el mismo pasado inmediato en Venezuela. La aparente "libertad informativa" de internet no excluye una intoxicación avasallante en las redes sociales.

Esto es lo que dice la prensa golpista en el continente

A través del análisis de las matrices de opinión creadas por la prensa y televisión opositora venezolana en las últimas semanas, pudimos evidenciar no sólo la complicidad de los medios de comunicación en el nuevo episodio golpista que nos construyeron los sectores de la derecha una vez más, sino

Derrotas y victorias del fascismo

El fascismo proempresarial venezolano sigue proponiéndose y proponiéndole al mundo el derrocamiento del Gobierno de Venezuela.

El fascismo lo logró: asesinó a dos personas. Vendrán por más

No hacía falta ninguna aptitud extraordinaria para deducir que el fascismo iba a utilizar a un montón de muchachos engañados para generar violencia y probablemente muertos.