Épica del pueblo chavista

Por qué no pudieron tumbar a Maduro

Para empezar, aún pese a los horrendos desmanes, las altas traiciones y las duras arremetidas propiciadas por los enemigos del chavismo dentro y fuera de Venezuela contra el mandato de Hugo Chávez, los tiempos de la presidencia de Nicolás Maduro han sido mucho más duros. Esto se debe precisamente por la forma en que se han activado los mecanismos de conjura y golpe en su contra, y también porque las acciones del enemigo han convertido al pueblo en objeto de daño directo y colateral.

Hallazgos desde el terreno sobre la recuperación operativa de PDVSA

Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) ha asumido acciones excepcionales en un marco de circunstancias también excepcionales. Las pronunciadas caídas en la producción que ha sufrido la industria en meses recientes deja entrever interrogantes y estas yacen principalmente sobre la factibilidad en la recuperación de las cotas regulares.

Pelear por la paz

El fascismo ha decidido montar la mamá de los disturbios el 19 de abril.

El sacudón a la Asamblea Nacional

Por largos meses la oposición se le afincó con saña en el estómago al pueblo venezolano. Desplegó toda suerte de estrategias para doblegarlo. Para desesperanzarlo, hundirlo en el pesimismo. Una sostenida guerra económica dirigida contra la familia, sobre todo contra las más vulnerables.

El chavismo en la trinchera: los que desertan y los que no

La actual coyuntura venezolana toda, signada por una dura inflexión económica y por la proliferación de intensos peligros políticos, tiene consigo la amenaza de la regresión histórica.

La extorsión narrativa versus la elección del chavismo

No es por azar que nacemos en un sitio y no en otro, sino para dar testimonio.

Eliseo Diego

Sí somos una amenaza

En la misma circunstancia otro gobierno ya hubiera caído. Macri, Santos, Peña Nieto, Rajoy, incluso Dilma, no hubieran podido con dos rounds de los que aquí explotan semana a semana.

Sexta República: cómo combatir las leyes que vienen

En Venezuela las leyes se dictan o promulgan en la Asamblea Nacional, esa instancia que hoy está en manos de los poderes proempresariales y prohegemónicos.