Cuarta República

Aquella vez que la gente perdió mucho dinero por culpa del Gobierno

Las medidas excepcionales aplicadas por el ejecutivo venezolano para reordenar y regobernar la política monetaria venezolana con el decreto de salida de circulación del billete de 100 bolívares ha generado reacciones de diversas índoles. Una de ellas es el supuesto de la pérdida cuantiosa de dinero (en billetes de 100) en manos de la población venezolana. Vamos a desmitificar tal cuestión.

Embedded thumbnail for A un Click: La mano invisible te saqueó la nevera

A un Click: La mano invisible te saqueó la nevera

Este click conducido por Larissa Costas y basado en las investigaciones de la economista y profesora Pascualina Curcio busca contrastar los índices de pobreza en Venezuela en los últimos años del puntofijismo y durante la Revolución Bolivariana (los datos disponibles incluyen hasta el año 2015).

Fue un torturador el hombre que contrató a agresores de oficiales de la PNB

Para eso que llaman "el común" de los habitantes de Venezuela, el nombre Ángel Coromoto Rodríguez nada indicó hasta este miércoles 18 de mayo. Tampoco el mote "Comisario", como también se le conoció durante la Cuarta República a este hombre que es jefe de seguridad del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup.

El horrendo retrato de Narciso Arria

No se deje engañar. El selfie que se hizo Diego Arria recién despertándose no se debe a la espontaneidad de su portentosa y publicista personalidad. Tampoco fue un desvarío senil producto de la gran cantidad de químicos cosméticos que lleva dentro de sí. Es su práctica histórica degenerada en selfie.

El planazo, la vieja, la arepa y yo

¿Ha sentido que le arreen un planazo? Quizá no, porque tales experiencias cada vez se viven menos en el país debido a nuestro Estado Social de Derecho y de Justicia y no se reparten planazos ni siquiera a quienes por conspiradores y vendepatrias sí lo merecerían.

Ramón J.

Viví su gobierno ochomesino, transición de tiempos que corrían entre lo malo y bastardo y lo peor y sombrío. Después de serrucharle la silla a Carlos Andrés, le entregó a Caldera los restos de un país sumido en la mierda.