4F

Chávez, siempre Chávez

Nos sorprendió a muchos aquella tarde del 4F de 1992, cuando vimos el rostro desconocido de un muchacho cuya expresión de arrojo y ostensible compromiso, se implantó para siempre en la historia de una Venezuela convulsa que tres años antes se había levantado contra el zarpazo que sobre ella ejecutaban el FMI, el Banco Mundial y una clase política subordinada a las pretensiones imperiales.

"4F: Un puñado de pájaros contra la gran costumbre" o el chavismo está ojo de garzo

Desde aquella madrugada de 1992 en que irrumpió en el país la esperanza macerada en un ideario fundacional (Bolívar, Simón Rodríguez y Zamora) y en la decisión, práctica y valiente, audaz y temeraria, de alzarse o de volar para recomponer el juego de ajedrez político y económico en el q

4F: "Un millón de dudas"

Pensar de nuevo, revisitarlo, insertarlo en el torrente ininterrumpido de la historia que se escribe con minúscula y nos incluye a todos, y en el de la Historia con mayúscula, que nos excluye y trata de tapar los acontecimientos del 4 de febrero de 1992, son, en sí mismas, en su propia tensión, el cómo la lucha de clases entra a interpretar la historia y cómo fue ese mismo motor el que la transformó y la condujo hacia lo que es hoy Venezuela Bolivariana.

4F o la diana del pueblo

Cada evento histórico tiene más de una visión. Generalmente, la que escriben los poderosos es la que prima porque caben en los pocos caracteres del calendario y el almanaque en la pared de la cocina.