Bashar al-Assad: "Lo que me interesa es la opinión del pueblo sirio"

El sitio web de la Red Voltaire ha publicado el contenido íntegro de la entrevista que el presidente sirio Bashar al-Assad concedió al canal France2 de la televisión pública de Francia.

De esta entrevista de 24 minutos, France2 decidió transmitir solamente 14 minutos en su noticiero estelar de las 20 horas.

La transmisión de su corta versión de la entrevista fue precedida de un reportaje donde la redacción de France2 contaba la versión oficial francesa de las circunstancias que rodearon la realización de dicho trabajo, versión muy alejada de la realidad. Por otro lado, la redacción de France2 no trató de manipular las palabras del presidente Assad y se limitó a seleccionar los temas presentados a los televidentes.

Por ejemplo, la selección presentada a los televidentes franceses no incluye las críticas del presidente sirio sobre el lugar que Francia ocupa actualmente en la escena internacional. Tampoco recoge las palabras del presidente Assad cuando éste explica el verdadero carácter de la cooperación militar entre Siria e Irán.

Traducción del texto íntegro de la entrevista

David Pujadas: Buenas tardes, señor presidente. Quisiera comenzar esta entrevista sin rodeos. Para la mayoría de los franceses usted es, en gran parte, responsable del caos reinante en Siria, a causa de la brutalidad de la represión desatada aquí desde hace 4 años. Desde su punto de vista, ¿en qué medida es usted responsable de esto?

Bashar al-Assad: Desde las primeras semanas del conflicto, los terroristas se infiltraron en la situación en Siria con apoyo de Estados occidentales y regionales. Comenzaron a atacar a los civiles y a destruir propiedades públicas y privadas. Todo eso está en Internet y fueron ellos quienes pusieron esos videos en la Red, no nosotros. Nuestro papel como gobierno es defender nuestra sociedad y nuestros ciudadanos.

Si lo que usted acaba de decir fuese cierto, ¿cómo podría un gobierno o un presidente que ha actuado brutalmente contra su población, matado a sus conciudadanos y que se ha enfrentado a los países y las fuerzas políticas más poderosas del mundo, financiadas con los petrodólares de los países del Golfo… ¿cómo podría ese presidente resistir durante 4 años? ¿Es posible gozar del apoyo de su pueblo cuando se es brutal con ese pueblo?

David Pujadas: Al principio, había decenas de miles de personas en las calles. ¿Eran todos yihadistas?

Bashar al-Assad: No, claro que no. Sin embargo, la otra pregunta que hay que plantearse es la siguiente: Si el primer policía sirio fue asesinado en el sexto día del conflicto… ¿cómo murió ese policía? ¿Lo mataron las manifestaciones pacíficas? ¿Lo mataron los altoparlantes de los manifestantes? ¿Cómo ocurrió eso? Fue asesinado por terroristas. Alguien utilizó un arma y disparó contra el policía. No importa si fue un yihadista o no. Era un terrorista porque mató a un policía.

David Pujadas: Quizá había yihadistas o terroristas pero nuestros reporteros estaban presentes, en aquella época, y vieron a muchas personas que les decían: "Queremos más libertad, más democracia". Esos no eran terroristas o yihadistas.

Bashar al-Assad: Todo el mundo tiene derecho, por supuesto, a reclamar libertad, y todo gobierno debe apoyar la libertad, conforme a la Constitución.

Pero, ¿acaso la libertad consiste en matar civiles y policías, en destruir escuelas, hospitales, las redes eléctricas… la infraestructura? Esas no son propiedades del gobierno sino que pertenecen al Pueblo sirio. No son propiedad del gobierno, no me pertenecen a mí. Son propiedades públicas. ¿Eso es lo que ustedes entienden por libertad?

David Pujadas: Usted sabe que muchos periodistas y analistas dicen que usted favoreció el surgimiento del Estado Islámico porque era para usted una oportunidad de presentarse como un escudo, como una muralla [frente esa organización].

Bashar al-Assad: Pero el Estado Islámico fue creado en Irak, en 2006, bajo supervisión de los estadounidenses. Yo no estoy en Irak ni nunca he estado allí. No era yo quien controlaba Irak. El Estado Islámico llegó a Siria desde Irak porque el caos es contagioso. [Cuando usted tiene caos a sus puertas], usted tiene que saber que el caos puede penetrar en su casa.

David Pujadas: Pero al principio no era la organización del Estado Islámico…

Bashar al-Assad: Permítame continuar. Cuando existe caos en un país, ese país se convierte en un terreno fértil que atrae los terroristas a ese país. Así que cuando hubo caos en Siria, el Estado Islámico vino a Siria. Y antes del Estado Islámico estaba el Frente al-Nusra, que pertenece a al-Qaeda. Y anteriormente estaba la Hermandad Musulmana. Esas organizaciones sirvieron de base a la aparición del Estado Islámico.

David Pujadas: ¿Entonces, usted no asume ninguna responsabilidad por lo que ha sucedido en los últimos años?

Bashar al-Assad: Normalmente, las cosas no son absolutas. No es exacto decir que no tenemos una responsabilidad, porque cada cual tiene su parte de responsabilidad. En Siria tenemos nuestros propios problemas. El gobierno es responsable. Cada cual es responsable. Cada ciudadano sirio es responsable. Pero ahora me refiero a lo que trajo el Estado Islámico a Siria. Lo trajo el caos. Y el gobierno de usted [de Francia], o si usted prefiere que lo designemos con el término "régimen", como hacen ustedes con nosotros… el régimen francés es responsable porque apoyó a esos yihadistas considerándolos como una oposición moderada.

David Pujadas: Francia apoya a la Coalición Nacional Siria. ¿Son terroristas?

Bashar al-Assad: Las personas que en este momento cuentan con el apoyo y que tienen armamento de Occidente pertenecen al Estado Islámico. Recibieron armamento y equipamiento entregados por el país de usted [Francia] y por otros países occidentales. El ministro de Defensa de ustedes [de Francia] lo dijo públicamente a principios de este año afirmando haber enviado armas.

Esas personas que ustedes llaman "moderadas" divulgaron en 2012, antes de que apareciera Daesh [el Emirato o Estado Islámico] y antes de que Occidente reconociera la existencia misma de al-Nusra –que es una rama de al-Qaeda–, esa gente divulgó videos en los que devoraban el corazón de un soldado sirio, mutilaban los cuerpos de otras víctimas y decapitaban a otras. Fueron ellos mismos quienes divulgaron esas imágenes, no nosotros. ¿Cómo pueden ustedes ignorar esa realidad si son ellos mismos quienes difunden esas imágenes, como diciéndoles a ustedes "esta es la realidad"?

Quienes cuentan con apoyo y armamento de Occidente pertenecen al Estado Islámico

David Pujadas: Hablemos del presente. Al parecer, el ejército sirio sigue utilizando armas ciegas [que matan indiscriminadamente] que tienen efectos devastadores para la población civil, como los barriles explosivos. ¿Por qué siguen ustedes con esta estrategia?

Bashar al-Assad: Nunca hemos oído hablar en nuestro ejército de armas "ciegas". Además, ningún ejército en el mundo, incluyendo el nuestro, aceptaría utilizar armas que no pueden dirigirse con precisión hacia un objetivo, ya que no serían de ninguna utilidad. Serían inútiles desde el punto de vista militar.

Por otro lado, cuando usted habla de matanzas indiscriminadas en las que no se hace distinción entre civiles y combatientes, el problema no reside en las armas sino en la manera de utilizar esas armas. Prueba de ello son los drones que los estadounidenses están utilizando en Pakistán y en Afganistán, drones que están matando más civiles que terroristas. ¡Y son las armas más precisas del mundo! Así que el problema no es el tipo de bombas. Nosotros tenemos bombas convencionales y armamento clásico regular.

David Pujadas: ¿Ustedes no utilizan barriles explosivos?

Bashar al-Assad: ¿Qué es un barril explosivo? ¿Puede explicarme qué es eso?

David Pujadas: Hay varios documentos, videos y fotografías, como ésta donde se ve un barril explosivo lanzado desde un helicóptero. Esto es en Alepo y Hama, hace varios meses. El ejército sirio es el único que tiene helicópteros, así que ¿cuál es su respuesta?

Bashar al-Assad: Esto no es una prueba. Usted está mostrándome dos imágenes de dos cosas diferentes. Nadie puede vincular esas fotos entre sí.

David Pujadas: En Alepo y Hama.

Bashar al-Assad: ¿Alepo y Hama? No, no. Esta imagen que usted está mostrándome, ¿qué es? Nunca he visto nada similar en nuestro ejército. No estoy hablando de los helicópteros. Hablo de las dos imágenes. ¿Cómo puede usted vincular las dos cosas entre sí?

David Pujadas: ¿Usted está diciéndome que son fotos o documentos falsificados?

Bashar al-Assad: No. Lo que estoy diciendo es que hay que verificarlos. Pero en nuestro ejército sólo utilizamos bombas convencionales, que exigen un sistema de puntería. No tenemos ningún armamento que pueda usarse indiscriminadamente. Eso es todo.

David Pujadas: Pero esto es un helicóptero y el ejército sirio es el único que tiene helicópteros.

Bashar al-Assad: Sí, por supuesto, yo no he dicho que no tengamos helicópteros, ni que no los utilicemos. Estoy hablando del armamento con el que apuntamos contra los terroristas. ¿Para qué matar indiscriminadamente? ¿Para qué matar a los civiles? La guerra en Siria consiste en tratar de ganar los corazones y mentes de la gente, no en matar a la gente. Si usted mata a la gente, no puede mantenerse en el gobierno ni seguir siendo presidente. Eso es imposible.

La guerra en Siria consiste en ganar los corazones y mentes de la gente, no en matarla

David Pujadas: ¿Y las armas químicas? Hace 2 años usted se comprometió a no utilizar armas químicas. ¿Utilizó usted gas de cloro en la batalla de Idlib el mes pasado?

Bashar al-Assad: No, eso es otro cuento falso de los gobiernos occidentales. ¿Por qué? En primer lugar, porque sólo tenemos dos fábricas de cloro. Una de ellas fue cerrada desde hace años, así que no está funcionando. Y la otra está en el norte de Siria, es la más importante, se halla en la frontera con Turquía y está bajo el control de los terroristas desde hace dos años.

Hemos enviado documentos oficiales a la ONU sobre esa fábrica. Ellos querían venir a inspeccionarla y nos enviaron una respuesta formal diciendo que no podían llegar hasta esa fábrica. Por consiguiente, en Siria el cloro está en manos de los grupos armados.

Por otro lado, eso no es un arma de destrucción masiva. Las armas convencionales que tenemos son mucho más eficaces que el cloro. Así que de todos modos no lo necesitamos.

David Pujadas: Pero hay investigaciones, usted debe haber leído los informes de Human Rights Watch sobre Idlib. Hubo tres ataques en los que se podía distinguir el olor del cloro así como síntomas similares a los que provoca el uso de gases tóxicos. Eso aparece en el informe. Los tres ataques tuvieron lugar en zonas bajo control de la oposición armada. ¿Human Rights Watch está mintiendo?

Bashar al-Assad: Nosotros no hemos usado el cloro y no necesitamos usarlo. Tenemos nuestro armamento clásico y podemos golpear nuestros objetivos sin recurrir al cloro. No lo necesitamos. No hay ninguna prueba.

David Pujadas: Hay testigos del ataque y testimonios de médicos.

Bashar al-Assad: No, no. En respuesta a cada acusación sobre el uso de armas químicas, en el pasado al igual que ahora, siempre fuimos nosotros la parte que pidió a las instituciones internacionales el envío de delegaciones para investigar lo sucedido. Fuimos nosotros quienes formulamos ese pedido, no fue el otro bando. Hace dos años nuestros soldados fueron expuestos al gas sarín y nosotros invitamos a la ONU para que investigara aquello. ¿Acaso los habríamos invitado a investigar si estuviésemos usando ese gas? Eso no es cierto ni razonable.

David Pujadas: ¿Estaría usted dispuesto a invitarlos de nuevo, en el caso de Idlib?

Bashar al-Assad: Ya lo hicimos. Siempre lo hacemos. No tenemos ningún problema con eso.

David Pujadas: Ahora hay una coalición internacional encabezada por Estados Unidos que está realizando bombardeos aéreos contra la organización del Estado Islámico. ¿Constituye eso un problema para ustedes o es una ayuda?

Bashar al-Assad: Ninguna de las dos cosas. No hay problema, por supuesto, en que ataquen a los terroristas. Pero si la coalición no actúa seriamente, eso no nos ayuda.

David Pujadas: ¿Por qué no es seria?

Bashar al-Assad: Si se compara el número de ataques aéreos de esa coalición de 60 países y el que hemos realizado nosotros, siendo un país pequeño, lo que nosotros hacemos en un día es diez veces más de lo que hace la coalición. ¿Eso es serio?

La coalición tardó cuatro meses en liberar lo que sus medios de comunicación llaman la ciudad de Kobane, a pesar de la presencia de combatientes sirios en el terreno. Así que hasta ahora la coalición no ha sido seria.

Otra prueba es que el Estado Islámico se ha extendido en Siria, Irak, Libia y en la región en general.

Entonces, ¿cómo se puede decir que la coalición ha sido eficaz? No es seria y eso no ayuda a nadie en esta región.

David Pujadas: La coalición ha efectuado miles de ataques aéreos desde el inicio de la intervención. Pero Francia sólo está bombardeando en Irak. ¿Usted quisiera que Francia se una a la coalición para realizar golpes aéreos en Siria?

Bashar al-Assad: Ya dije que la coalición de todos modos no es seria. No se puede formar una coalición contra el terrorismo con países que al mismo tiempo apoyan a los terroristas. Así que nos da igual que operen en Siria o en Irak, o en ambos lugares a la vez, si a la vez siguen apoyando a los mismos terroristas. Están enviando armas a esos mismos terroristas con el pretexto de que son "oposición moderada". En el mismo momento que Obama calificó de "ilusión" esa oposición moderada. ¿Adónde van realmente esas armas? A los terroristas. Eso es contradictorio.

No se puede formar una coalición contra el terrorismo con países que al mismo tiempo apoyan a los terroristas

David Pujadas: Usted y Francia tienen un enemigo común: el Estado Islámico. ¿Después de los atentados de enero en Francia, hubo contactos entre los servicios de inteligencia de su país y los servicios de inteligencia franceses?

Bashar al-Assad: Hay contactos pero no hay cooperación.

David Pujadas: ¿Qué entiende usted por "contactos"?

Bashar al-Assad: Nos hemos reunido con algunos responsables de los servicios de inteligencia franceses pero no existe ningún tipo de cooperación.

David Pujadas: ¿No hay intercambio de información?

Bashar al-Assad: No, en lo absoluto.

David Pujadas: Entonces, ¿por qué se reunieron?

Bashar al-Assad: Fueron ellos quienes vinieron a Siria y no nosotros quienes fuimos a Francia. Quizás vinieron para intercambiar información. Pero si usted quiere establecer ese tipo de cooperación, tiene que ser en los dos sentidos: nosotros los ayudamos y ellos nos ayudan. Pero, según las políticas de ustedes y la del gobierno francés, nosotros tendríamos que ayudarlos mientras que ellos apoyan a los terroristas y matan a nuestros ciudadanos. Las cosas no funcionan así.

David Pujadas: ¿Fue Francia la que pidió contactar con los servicios de inteligencia de Siria?

Bashar al-Assad: Sí, nos reunimos con ellos. Hubo una reunión con ellos.

David Pujadas: ¿A pedido de Francia?

Bashar al-Assad: Sí. Nosotros no tenemos nada que pedirle a la inteligencia francesa. Tenemos toda la información sobre los terroristas.

David Pujadas: Hay cientos de franceses que han venido a luchar junto al Estado Islámico. ¿Ustedes han arrestado franceses? ¿Hay franceses del Estado Islámico en las cárceles sirias?

Bashar al-Assad: No, no tenemos ninguno en la cárcel. Sólo tenemos información. La mayoría de los yihadistas vienen aquí para luchar, morir e ir al cielo. Esa es su ideología. Así que no están dispuestos a ir a ningún tipo de cárcel.

David Pujadas: Entonces, ¿no hay ninguno en la cárcel?

Bashar al-Assad: No, no tenemos ninguno en nuestras cárceles.

David Pujadas: Hoy hay personas en Francia, entre ellas políticos, parlamentarios, usted ha recibido algunos… que dicen que hay que reestablecer el diálogo con usted. ¿Qué iniciativa estaría usted dispuesto a emprender para convencer a los demás de que usted puede ser un interlocutor?

Bashar al-Assad: ¿Con ellos?

David Pujadas: Con Francia.

Bashar al-Assad: Primero tienen ellos que convencerme a mí de que no apoyan a los terroristas y de que no están implicados en el derramamiento de sangre en Siria.

Fueron ellos quienes se equivocaron en lo referente a Siria. Nosotros no matamos a ningún francés ni a ningún europeo. Nosotros no ayudamos a los terroristas en Francia. No ayudamos a los que atacaron [el semanario satírico] Charlie-Hebdo. Así que su país [Francia], los responsables occidentales tienen que convencernos a nosotros de que no apoyan a los terroristas.

No obstante, estamos dispuestos a dialogar, teniendo en cuenta el hecho de que será en interés de los ciudadanos sirios.

Cuando el gobierno francés cambie de política, nosotros estaremos dispuestos a dialogar

David Pujadas: Entonces, ¿en este momento usted no tiene interés en dialogar con Francia?

Bashar al-Assad: Nosotros tenemos interés en dialogar con quien sea. Pero, ¿cómo puede establecerse un diálogo con un régimen que apoya el terrorismo en nuestro país? ¿Y para qué? Esa es la cuestión.

Cuando ellos cambien de política, nosotros estaremos dispuestos a dialogar. Sin eso el diálogo no tendría ningún objetivo. No existe el diálogo por el diálogo. Para mí, el resultado sería que el gobierno francés ponga fin a su apoyo a los terroristas en mi país.

David Pujadas: Entonces, ¿no tiene usted un mensaje que enviar a[l presidente de Francia] Hollande para dialogar?

Bashar al-Assad: Yo creo que el principal mensaje que hay que dirigirle tiene que venir del pueblo francés. Las encuestas en Francia muestran el mensaje que Hollande tendría que escuchar un poco más. Ese mensaje es que Hollande es el presidente más impopular desde los años 1950. Él tendría que ocuparse de sus ciudadanos y protegerlos de los terroristas que van a Francia.

En lo que a mí concierne, como presidente que sufre ese terrorismo en Siria, junto a mis conciudadanos, yo creo que el mensaje más importante es que lo que ustedes han vivido en Francia sólo es la parte visible del iceberg.

Cuando se habla de terrorismo, ustedes tienen que saber que debajo del agua hay una montaña. Ustedes deben saber que esa montaña ha de volverse contra la sociedad de ustedes.

David Pujadas: El secretario de Estado estadounidense John Kerry dijo que tal vez habrá un diálogo con el presidente Bashar al-Assad. Usted dijo que quería hechos y no palabras. O sea, ¿está usted dispuesto a dialogar?

Bashar al-Assad: Claro que estamos dispuestos. Ya he dicho que estamos dispuestos a dialogar con cualquier país, incluyendo a las grandes potencias… incluso con Francia.

Pero también he dicho que el diálogo debe basarse en una política determinada. Las puntas de lanza contra Siria han sido: número 1, Francia; y como número 2, Gran Bretaña. Esta vez no ha sido Estados Unidos el pilar de los terroristas en Siria. Obama incluso reconoció que la oposición moderada en Siria es una ilusión.

David Pujadas: El [presidente Obama] dijo que era una ilusión creer que podemos armarlos y que pueden ganar la guerra pero no dijo que no haya una oposición moderada.

Bashar al-Assad: Exactamente. ¿Qué quiere con "podemos darles armas y podrán ganar la guerra"? ¿Qué significa eso? ¿Qué significa ese fantasma? Ellos dijeron que iban a armar a la oposición moderada. ¿Pero dónde está? ¿Puede decirme usted qué es esa oposición moderada? ¿Dónde está? Nosotros no la vemos. Nosotros vivimos aquí, en Siria, y usted vive en Francia. Yo vivo aquí y no veo a esa oposición moderada para combatirla… si tuviésemos que combatirla. No existe.

David Pujadas: Usted dice que hay un gran número de países extranjeros implicados en el conflicto en Siria. Pero, ¿habría podido usted, sin el apoyo de Irán y del Hezbolá, combatir el terrorismo en ese momento? O sea, usted ha condenado a los países extranjeros implicados en el conflicto en Siria. ¿Qué hay con el apoyo iraní y del Hezbolá?

Bashar al-Assad: Hay una gran diferencia entre la intervención y la invitación. Todo país, todo gobierno en el mundo, todo Estado tiene derecho a invitar a cualquier país, partido u organización a ayudarlo en cualquier aspecto.

Pero ningún país tiene derecho a intervenir sin ser invitado. Nosotros invitamos al Hezbolá pero no a los iraníes. No hay tropas iraníes en Siria. Ellos [los iraníes] no han enviado ninguna fuerza.

David Pujadas: ¿No hay iraníes combatiendo junto a ustedes?

Bashar al-Assad: No. Ellos no participan en los combates.

Nosotros tenemos con Irán relaciones regulares desde hace más de 30 años. Comandantes y oficiales van y vienen entre los dos países en el marco de la cooperación que existe entre nosotros desde hace mucho tiempo. Eso es diferente a participar en los combates. Ellos no combaten. Como gobierno, tenemos derecho a ese tipo de cooperación.

En cambio, Francia y otros países no tienen derecho a apoyar a nadie en nuestro país. Eso es una violación del derecho internacional, de nuestra soberanía y de los valores de los que tanto se jactan, valores de los que algunos dicen estar tan orgullosos desde hace décadas, incluso siglos, valores entre los que se cuenta la democracia. ¿Es democracia enviar armas a los terroristas y apoyarlos? Por ejemplo, ¿tendría yo derecho a apoyar a los terroristas que atacaron Charlie-Hebdo?

¿Es democracia enviar armas a los terroristas y apoyarlos?

David Pujadas: ¿Sabe usted lo que el primer ministro francés dijo recientemente de usted? Dijo que usted es "un carnicero". ¿Qué le respondería usted?

Bashar al-Assad: Primeramente, yo voy a ser franco con usted. Ya nadie toma en serio las declaraciones de los responsables franceses. Por una razón muy simple: porque Francia se ha convertido en una especie de satélite de la política estadounidense en la región. Francia no es independiente y no tiene ningún peso. Ya no tiene ninguna credibilidad.

Además, como responsable, lo que me interesa es la opinión del pueblo y de los ciudadanos sirios. No fue Francia ni ningún otro país quien me puso en este cargo. Estoy aquí por la voluntad de los ciudadanos sirios y eso es lo que me interesa.

David Pujadas: ¿Piensa usted realmente que algún día ganará esta guerra y que todo volverá a ser como antes en Siria?

Bashar al-Assad: No. Nada volverá a ser como antes. Volver al punto de partida significa que no evolucionamos ni sacamos las enseñanzas correctas del conflicto.

De este conflicto se desprenden varias enseñanzas. Nosotros tenemos que asimilarlas y actuar para mejorar las cosas y no para que vuelvan a ser como antes. Esa es una gran diferencia.

David Pujadas: ¿Con Bashar al-Assad a la cabeza del país?

Bashar al-Assad: Eso no me preocupa… lo que me interesa es lo que quiere el pueblo sirio. Si quieren a Bashar al-Assad, Assad se quedará. Si no lo quieren, se irá de inmediato. Lo que quiero decir es: ¿cómo podría [Assad] gobernar sin el respaldo de su pueblo? No podría hacerlo.

David Pujadas: ¿Cómo sabría usted que goza del apoyo del pueblo?

Bashar al-Assad: En primer lugar, si yo no gozara de apoyo, el pueblo no habría apoyado al ejército y no hubiésemos podido resistir durante cuatro años. ¿Cómo se puede resistir sin el apoyo del pueblo?

David Pujadas: Quizás tienen miedo.

Bashar al-Assad: Hay 23 millones de sirios. ¿Cómo pueden todos tener miedo de una sola persona o de un solo servicio de inteligencia o de un solo gobierno? Eso no es realista. No tiene sentido.

David Pujadas: ¿Cree usted que Siria es una democracia? ¿Cree usted realmente que la gente puede decir lo que quiere?

Bashar al-Assad: No. Estábamos en el camino hacia la democracia. Es un proceso largo. No hay un punto al que usted llega y dice "esto es la democracia".

Si usted quiere compararnos con Occidente, con Francia y con otros países, yo diría que no. Ustedes están ciertamente mucho más adelantados que nosotros por su historia y por varias circunstancias y factores.

Pero si ustedes quieren compararnos con su amigo más cercano, Arabia Saudita, yo diría que por supuesto que tenemos democracia. Depende de con quién quieran compararnos.

David Pujadas: ¿Si estuviese usted seguro de que su partida significaría la paz en Siria, dejaría usted el poder?

Bashar al-Assad: Sin vacilación. Si así fuese, lo dejaré sin vacilar. Dejaría el poder. Si yo fuese la causa del conflicto en mi país, no debería estar aquí donde estoy. Es evidente.

¿Cómo se puede resistir sin el apoyo del pueblo?

David Pujadas: Quisiera mostrarle otra foto. Es Gilles Jacquier, un periodista de nuestro canal, France2. Lo mataron en Siria hace tres años. Usted prometió abrir una investigación para saber quién lo mató. ¿Qué podría usted decirnos sobre esa investigación?

Bashar al-Assad: Independientemente de las acusaciones de haberlo matado que se hicieron contra nosotros, él estaba en un barrio residencial bajo control del gobierno. No lo mató un disparo sino un obús de mortero. Es evidente que el gobierno no iba a bombardearse a sí mismo, ni habría bombardeado a los barrios de sus propios partidarios.

Así que está claro y todo el mundo lo sabe, varios medios franceses lo han reconocido: lo mató un mortero disparado por eso que ustedes llaman "la oposición", cuando en realidad son terroristas. Así que no hay dudas de que lo mataron ellos. Pero, ¿usted me preguntaba sobre la investigación?

David Pujadas: ¿Estaría usted dispuesto a comunicar los resultados de esas investigaciones a la justicia francesa, quizás incluso las pruebas?

Bashar al-Assad: Nosotros no tenemos nada que probar. Tenemos nuestros propios procedimientos legales y cuando se comete un crimen en Siria seguimos esos procedimientos, como en cualquier otro país. En Siria tenemos un sistema judicial y procedimientos habituales. Si usted quiere detalles después de esta entrevista, podemos dirigirlo hacia las autoridades competentes.

David Pujadas: ¿Usted estaría dispuesto a comunicar los resultados de esas investigaciones a la justicia francesa?

Bashar al-Assad: Por supuesto, sin ningún problema.

David Pujadas: ¿Estaría usted dispuesto a dejar venir investigadores franceses, policías o jueces para realizar su propia investigación aquí, en Siria?

Bashar al-Assad: Eso depende de la existencia o no de un convenio entre los dos gobiernos. Si hay un acuerdo, una convención o un tratado relativo al sistema judicial entre los dos países y la cooperación bilateral en ese sector, no hay problema. No es una decisión política.

David Pujadas: Gracias, señor Presidente.

Bashar al-Assad: Soy yo quien le estoy agradecido.

Notas relacionadas