William Serafino

Colaboraciones de William Serafino

Las mentiras de Lorenzo Mendoza

Para Lorenzo Mendoza, la línea divisora entre lo popularmente conocido como "publicidad empresarial" y una campaña psicológica con fines políticos ha sido borrada definitivamente. En consecuencia, las baterías mediáticas y económicas del monopolio en cuestión vuelven a enfilarse contra la Revolución Bolivariana acelerando la creación de inusitadas alarmas dirigidas a (re)posicionar –y recrudecer– la guerra económica mientras quedan al desnudo sus mafiosas prácticas de parásito.

La inflación no existe

Si algo ha demostrado la guerra económica en su bullicioso caminar es que conceptos tales como "inflación" y "control cambiario" (los mayormente mencionados por la contra), analizados desde una perspectiva autónoma, parcialmente aislada y sin interacción con el hecho político, no nos dicen absolutamente nada. Pero más allá de los repetitivos análisis, ¿qué aspectos son necesarios abordar, políticamente, sobre la situación económica de Venezuela?

Datos y ficciones sobre el consumo alimentario en Venezuela (+infografías)

La propaganda teledirigida hacia la exacerbación del consumo alimentario representa una clave fundamental de la guerra económica. Sin embargo, más allá de la neurosis y la permanente producción del miedo relacionado al utilitario manoseo de la palabra "escasez", los datos estadísticos oficiales referidos al tema alimentario colocan en contexto la perversa orquestación del plan político empresarial contra la Revolución Bolivariana.

Convecar y Fedenaga aplican boicot en el rubro cárnico

Carne de res: especulación importadora, Dolar Today y chantaje gremial

La recurrente victimización mediática de los ganaderos venezolanos representa una maniobra de despistaje no muy bien elaborada, dirigida principalmente a ocultar las responsabilidades directas de todo el aparataje de la guerra económica hacia la estimulación del sobreprecio y el macroacaparamiento sistemático de la carne de res, persiguiendo desesperadamente el anhelado objetivo de siempre: la liberación de los precios.

En Venezuela no hay empresarios (y II)

En la primera entrega de este trabajo abordamos con brevedad cómo la oligarquía parasitaria en Venezuela protagonizó la entrega casi absoluta de la nación al capital extranjero norteamericano. Sin embargo, en el año 1958 se inició un nuevo ciclo mucho más agresivo de neocolonzación económica (y financiera) que enfrentó a muerte a los "Amos del Valle" y al parasitismo delincuente en ascenso. La crisis económica (bancaria según los economistas de derecha) del año 1994 fue resultado directo de la usura, el tráfico de influencias, la avaricia y la especulación financiera desmedida por parte de los grupos parasitarios dedicados a la estafa y al saqueo a gran escala.

El mundo (y el país) según Lorenzo Mendoza

Luego de 27 años de revolución, las posibilidades de que un empresario encarne cierta alternativa real de retroceso (lo que ellos llaman "cambio de rrrrrégimen") es prácticamente nula. Pero la desnutrición endémica que sufre la oposición pone en funcionamiento las grietas y filtraciones históricas del imaginario clase media por donde la farándula (empresarial o no) despilfarra sus ambiciones de protagonismo político y emocional.

En Venezuela no hay empresarios: breve repaso histórico (I)

Cuando el presidente Maduro habla de los "parásitos" en relación a la oligarquía económica venezolana no lo hace con algún interés burlesco o literario. Esa palabra, más bien, define con exactitud las características genéticas e históricas de una clase descompuesta que vive (y dirige la guerra económica) a partir del saqueo "legal" de aquello que no produce (ni producirá): dólares.

El frente económico detrás de la declaración gringa contra Venezuela

El imperialismo norteamericano está en una crisis económica y financiera de alta peligrosidad. Caídas estrepitosas en las ganancias de las principales transnacionales, constantes expectativas negativas en Wall Street, la desquiciada impresión de dólares por parte de la Reserva Federal y la desesperada necesidad de producir bienes y servicios a menor costo para competir con las economías BRICS, son partes esenciales de su caótico relato actual.

Ruina económica en el taller de Santa Clos

El excesivo abastecimiento de caducos y octogenarios juguetes en repisas, vitrinas y sábanas a roce de calle no se debe al calentamiento global que derrite al Polo Norte.

El pran Cisneros

Brevísima historia sobre el pionero de la sociedad de consumo en Venezuela y uno de los adalides de la ampliación de las fronteras económicas nacionales e internacionales en el marco del turbocapitalismo globoneoliberal.