Tres diputados o el atajo golpista

El 6D asistimos con valentía, absoluta honestidad y dando la cara, en medio de las grandes y difíciles circunstancias que se viven en nuestro país, a un proceso electoral en el que pusimos el alma junto al pueblo y a un importante grupo de compañeros que formamos parte del GPP, para empeñar como revolucionarios nuestro compromiso por el futuro de Amazonas, esta hermosa tierra de ríos, selva y tepuyes.

Tierra también de gente noble, de raíces ancestrales, que a pesar de vivir en medio de muchos problemas están convencidos que sólo organizados y en lucha, consolidando el legado del Comandante Chávez, podremos enfrentar y superarlos. Soy testigo de estar en presencia de un pueblo que no se rinde y que seguirá luchando pese a las dificultades.

En aquel proceso electoral del 6D, como en tantos otros realizados en el estado Amazonas, ya es práctica común el escamoteo de votos, hecho reconocido incluso públicamente por quienes hoy ostentan el poder regional al frente de la gobernación y la alcaldía del municipio Atures.

No podía ser la excepción en esta oportunidad, y vimos, una vez más, cómo a diestra y siniestra se procedió de manera perversa a la compra de votos, la coacción y la intimidación para seguir imponiendo una forma de actividad electorera donde lo que importa es quién es capaz de comprar la conciencia.

Para ello usaron el chantaje como arma y se aprovecharon de los estados de necesidad, que son visibles y notorios en buena parte de los que habitan estas tierras arropadas por agua de vertiginosos ríos y tupida selva, sólo comparable a un mar de verde vegetación.

Pero esta vez la trampa salió a la luz pública, y lo que antes era comentario generalizado, hoy todo un pueblo -incluyendo los que en esta oportunidad no nos acompañaron por alguna razón-, se dieron cuenta en directo de lo descarado de quienes hoy ya han sido gobierno regional por más de 16 años, y por otro lado el desprecio que sienten y profesan por nuestros hermanos indígenas y la población sexodiversa. Sus hermanas y hermanos. Ese es su verdadero rostro, y el dinero es el mecanismo para imponer su razón.

Así han gobernado todos estos años y debemos decir para quienes podrían no saberlo o no lo recuerdan, llegaron de la mano de la Revolución y del Comandante Chávez, para después abandonar todo tipo de principios y terminar convertidos en mercaderes de la política.

La misma forma en que Guarulla llegó al poder fue luego de una impugnación en el año 2000 contra el gobernador de turno Bernabé Gutiérrez, hoy flamante secretario general de AD a nivel nacional. Ahora el actual gobernador repite al calco la conducta de su predecesor adeco de hace 16 años.

Estamos comprometidos con la historia presente y futura del Amazonas profundo y sus 23 pueblos indígenas

¿Cómo pueden quejarse entonces de la impugnación que, bien fundamentada, ha sido presentada por el PSUV en las pasadas elecciones a la Asamblea Nacional? Nosotros también fuimos al igual que ellos proclamados días después de anunciarse en un primer momento los resultados electorales del 6D, pero, clara y disciplinadamente respetuoso del ordenamiento jurídico vigente en el país, nos acogimos a la decisión de la sala electoral del TSJ, quien de modo cautelar procedió a dejar sin efecto la proclamación de la que fuimos objeto parte del poder electoral.

Siendo este el panorama conocido por el pueblo venezolano, y especialmente por los amazonenses, no queda duda de que la actuación al margen de la ley es una maniobra más que se corresponde con la estrategia golpista de quienes hoy son mayoría en el poder legislativo. Estamos en presencia de un poder confrontado al resto de poderes del Estado venezolano. Su único objetivo es derrocar al gobierno por todas las vías, como lo establecieron al inicio de la legislatura, pero se han encontrado con la unión cívico-militar como tranca decisiva de sus acciones.

Existe, además, otro aspecto que todos deben conocer en esta burda manipulación que se quiere hacer a través de los medios, transmitiendo la idea fabricada de que todo lo que hacen es en defensa de los derechos políticos de los amazonenses.

En primer lugar, lo que el pueblo del Amazonas quiere y aboga es por la solución a problemas estructurales y puntuales de distinta índole, y para nadie es un secreto que ha sido sólo el Gobierno nacional el que se aboca a la solución de los mismos. Parte de los diputados que se juramentaron de manera írrita no son nuevos en estos menesteres parlamentarios. Ya es la tercera vez que se presentan y si en anteriores periodos presentaron más del 80% de inasistencias, es realmente difícil creer que en esta oportunidad sí van trabajar para esos amazonenses que una vez más confiaron en ellos, y que ahora son utilizados para la conspiración y ataques sistemáticos al Gobierno y su presidente.

Está claro, entonces, que no se trata de tres diputados, sino de un episodio más del golpe continuado puesto en práctica.

Hemos sido insistentes en decir que no necesitamos un papel para trabajar para todos los amazonenses, un estado con inmensas riquezas que son su potencial y su amenaza. Ello requiere una verdadera visión para repensar ese estado y dar verdaderas oportunidades a una juventud que hoy gracias al proceso bolivariano estudia, pero que luego no tiene posibilidades de desarrollo en su pueblo. Algo que difícilmente forme parte de los planes de las tres personas que írritamente y bajo la agenda conspirativa asumen la curul que les fue impugnada por el Tribunal Supremo de Justicia. Y eso también se sabe mucho mejor ahora a lo largo del estado Amazonas.

Frente y contra la infamia de algunos, aquí estamos comprometidos, toda vez que no somos un proyecto personal. Defendemos el legado de Chávez que reivindica a los que más necesitan, siendo uno más de los que están comprometidos con la historia presente y futura del Amazonas profundo y sus 23 pueblos indígenas.

Notas relacionadas