La voz en off de Vladimir Villegas a la 1

El revocatorio tiene las patas cortas de la mentira mediática, así la MUD coloque al CNE en el paredón del Código de Hammurabi y los pasquines y pantallas de las corporaciones de la derecha nacional e internacional lo vendan como propaganda del último desmanchador de grasa.

Cierto es que este atasco no goza del zigzagueo que muchos desearíamos tuviera ese tóxico dato de la guerra asimétrica, como para ensalzarlo con entusiasmo y aspirar que siga siempre así, por el camino que debería tomar la imaginería de ciertos exponentes de la guerra mediática, y se vayan al carajo viejo, ya que unos son de la era paleolítica y apenas pueden mostrar un rostro severo y mímico, o emético, surcado de gestos de agnosticismo pasados por formidable blindaje de maquillajes que, sin embargo, no logran alisar sus antiguas arrugas, esas cuartarrepublicanas señas de identidad; políticos venidos a policías o al revés, empresarios pedigüeños de dólares, como el Presidente de la Cámara de Farmacéuticos o el zar de la Polar, o tránsfugas con restaurantes incluidos y con  respectivos recetarios "ideológicos" o un sinfín de mercancías y decoraciones para sus nuevas residencias de riquitos ajados y olorosos a colonias de las que usaba Carlos Canache Mata y Ramón Jota Velásquez.

Vladimir Villegas, ese capcioso de tercera categoría, ni siquiera llega a la condición de artero, como Alberto Barrera Tizska: no se sabe si es un burlado o un burlador; coautor del imaginario de la MUD e invitado de honor de Ramos Allup. Confeccionado puntada a puntada con las costuras al aire, le miente a su cautivo target con tal cinismo, que sería igual llamarles estúpidos cada cinco segundos y largar de inmediato su risita incontinente de pedigrí pulgoso.

Según este personaje, entrevistando el jueves 22 de septiembre al ex rector del CNE Vicente Díaz, es cuestión de "matriz de opinión creada por el gobierno y el PSUV", el que "no se haya hecho a tiempo la solicitud para el Referendo Revocatorio", y por ahí se pierde entre los vericuetos de su perversidad profesional, tarifada en metálico y a punta de solomos de cuerito, cual vulgar palangre incondicional de Globovisión y de los restaurantes de carne, cloro y porcelana. Esa entrevista devela el agujero negro donde la MUD ha contenido toda mentira sobre el revocatorio 2016, y anuncia el viraje táctico que la falange inicia hacia el revocatorio en su fase 2017. Vicente Díaz, estólido mendaz, con su cara de yo no fui, detalla una por una la descarada sarta de insultos a la inteligencia popular, con la cual nos han bombardeado a diario y durante todo un año, bajo la premeditada y aleve intención de Ramos Allup y su desalmado abuelastro Rómulo Betancourt, en su intento infructuoso de retrogradarnos al puntofijismo.

Los sueños de Vladimir Villegas por el RR

Pedro Carreño lo dejó en off

La tarde en que Vladimir Villegas se quedó mudo fue la misma hora en que la oposición despertó finalmente de aquel sueño húmedo del revocatorio presidencial para 2016.

Mientras el diputado Pedro Carreño demostraba que según la infografía publicada por Súmate (el antiguo Pollos Arturo's de María Machado), los tiempos para la cita refrendaria no pegaban, el afamado presidente de Globovisión hizo silencio y miró fijamente al invitado. En off. Es posible que Villegas pensara en qué sería del país -y su canal de televisión- sin Ramos Allup de presidente, o quizá en mitad de ese atronador bache televisivo el entrevistador reflexionó sobre la cualidad de los condominios en Miami que los comerciales de su programa ofrecen a los venezolanos perseguidos por el régimen. Puede que incluso Villegas se preguntara si era mejor estar en ese momento en el salón VIP del Punta Grill, antes que escuchar de boca de Pedro Carreño que el RR no iba este año, que el país está en Emergencia Económica, y que incluso -luego de espabilar Villegas- el diputado rematara afirmando que la carambola de disfrazar unas hipotéticas elecciones regionales de referendo tampoco van pal baile.

Qué mala suerte tiene Vladimir Villegas. Recibir el primer balde de agua fría de la realidad. En nombre de la MUD, las mechitas de Lilian Tintori, el grupo de boys scouts de los hijos de Ramos Allup, y el grupito de insulsos encapuchados de Primero Justicia. Capaz y Villegas pensó en esa hora aciaga que no era su labor explicarle a la gente que otra vez embarcaron a los pendejos opositores en otro Titanic político.Que lo haga Chúo, remató el relator en silencio.

Y que Guanipa se entienda con el exilio en los cafés venezolanos en Miami, South Beach, Weston, & Tampa Bay. Los números no dan, y el decreto de emergencia económica resultó más serio de lo que pensaban en la sede de la MUD: el Campanero Grill. El presidente puede decidir sobre el uso de recursos del Estado: o reabastecer el país de alimentos y reactivar el aparato productivo, o coronar a Carlos Ocariz como gobernador del "estado fallido" de Miranda.

Como dicen en Barinas: "¡Maaaaaadre!"

Notas relacionadas