Kloriamel Yépez Oliveros

Colaboraciones de Kloriamel Yépez Oliveros

Vayan a opinar de su madre

La burguesía criolla, y la izquierda ídem -rebautizada progresismo-, no son tan autóctonas que digamos: ambas tienen, ab ovo, su bolsillote en algún lugar de La Mancha, y su corazoncito anillado al motor retrógrado europeo.

Falcón, Navarro y Giordani: tres divinas personas y un solo progresismo

Al principio de esta acontecida aunque obviada por la palangre y sus amos– semana aniversaria de la guarimba facha, Na

¿Qué tal si asumimos en serio el terrorismo endógeno?

Hoy, segundo lunes del 2015, oficialmente comienzan las clases en instituciones públicas y privadas en todos sus niveles: hoy amaneció de fiesta la mediática pitiyanqui reseñando con fruición sádica su particular crónica sangrienta.

Obama, "no puedes respirar", la MUD no te deja

Antes de comenzar debo advertir que menciono a la MUD en modo paradigmático: como si dijera "camicie nere, Primo de Rivera, sionismo, ovnis, superhéroes, Pinochet, Ku Klux Klan, Monsanto, paracos, Maricori, chikungunya, vampiros, Vargas Llosa"; cualquier alimaña, pues.

Con especial dedicatoria al lucero Rafael Cadenas y Arturo “Jesuita” Sosa

Salió alias "Simonovis" y mataron a Robert, ¿qué pasará si sueltan al pran Leopoldo?

A Rafael Cadenas nunca lo he soportado, tal confesión a boca de jarro nadie la ha exigido, pero advierte sobre la total y absoluta subjetividad ética-estética de este texto.

Y van formando con versos para su tierra una flor

Nuestro Alí le regaló a Benjo Cruz una hermosa canción para celebrar este tercer triunfo del pueblo boliviano conduciendo a Evo desde y hacia los vericuetos de la historia: esa loca desatada por estas tierras de gracia natural y desgracias imperiales.

Las religiones tienen amo y señor (o el derecho de autor del Padre Nuestro)

"Desde hoy nuestro deber es defenderte de ser Dios"

Canción de Vicente Feliú al Che sobre una poesía de Vicente Huidobro a Lenin

15 millones de dólares para Ramón Guillermo y Cecilia García

Poquiticas horas antes de que al clown mayor del circo imperial le instaran sancionar caprichosamente al Gobierno venezolano, míster Aveledo chapoteaba en su cinismo decimonónico gracias a la complacencia de Vladimir Villegas, contertulio del anticomunista, sobrevaluado hoy -como Teodor