Bruno Sgarzini

Colaboraciones de Bruno Sgarzini

Cuatro mecanismos y modalidades del postgolpe

Lo cierto es que sabemos que el presidente brasileño Michel Temer, su canciller José Serra, y su ex ministro de Planificación Romero Jucá, fueron "informantes y aliados" de Estados Unidos, que Hillary Clinton estuvo a cargo de organizar y legitimar el postgolpe a Manuel Zelaya en Honduras y que en Paraguay, Washington utilizó a la contratista militar Dyncorp y Usaid para organizar el golpe en las fuerzas de seguridad, la Corte Suprema y el Congreso.

El desafío de la otra política en la región

La narrativa contemporánea como respuesta a la pérdida del poder adquisitivo, como ya dijimos, es la corrupción de los políticos y desde ahí es que se proyecta como un pasto seco que se quema alrededor del Estado y sus instituciones, desde la megadesarrollada Gran Bretaña, pasando por el inestabl

Almagro, Comando Sur y Dilma

Luis Almagro: lugarteniente del Comando Sur para Brasil y Venezuela

Lo obvio es que si el Comando Sur afirma que acordó con "Luis Almagro Lemes insistir en la aplicación de la Carta Democrática de la OEA en Venezuela", después el secretario general del organismo comunique que está a la "espera del pedido de la oposición para llevarlo al seno de la OEA para ser estudiado".

¿Una revolución de color en La Habana?

No es ningún secreto que, ni bien se anunció el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, la Usaid calificó a esto como "una oportunidad" para alentar un cambio de régimen en la isla en uno de sus documentos internos, como tampoco lo es que la reciente visita de Obama pone a andar este andamiaje a su máxima velocidad, bajo la línea discursiva de que su administración le habla directamente al "pueblo cubano" y no sólo a su gobierno.

La batalla por el imaginario

Cuando la evolución natural del capitalismo y el sistema-mundo desemboca en un desastre anunciado es imposible no analizar cómo repercute en la forma de vivir y ver el mundo tal cual lo conocemos. Venezuela, lastimosamente, está en el centro de esta batalla por el imaginario y la mente humana. Pero no sólo le acontece a los venezolanos sino a toda una especie. 

Lula y el expediente de asedio contra la región

Esencialmente el poder en capitalismo es corrupto porque se basa en detentar un aparato de poder a través de acumulación de capital, control e intermediación de medios de producción y como consecuencia: territorios, instituciones y también medios militares, entre otros.

Los primeros días de Macri: ajuste salarial y endeudamiento (+infografías)

Durante los primeros días de Macri como presidente de la Argentina, se ha puesto de moda en Twitter la tendencia #MilitandoElAjuste debido a titulares de grandes medios, desde los cuales se hacen alegorías en torno a cómo gastar cada vez menos dinero para vivir mejor y se justifica, por ende, un recorte de los salarios de la mayoría de los argentinos.

Punto de equilibrio

Cuando en política internacional se habla de romper el punto de equilibrio de un país, se trata de alterar su orden y estabilidad para encontrar un nuevo punto donde los factores globales y locales atacantes se sientan más a gusto para acumular más capital y, por ende, aumentar su poder.

El chavismo y el fin del canibalismo

Algo bien aprendido que tenemos es seguir a rajatabla, como si fuéramos religiosos, los mandatos divinos de los grandes líderes y obviamente cuando no nos sentimos identificados, interpretados en nuestras posiciones cómodas, éstos dejan de ser grandes líderes y cada uno saca el mejor yo gestor y héroe que lleva adentro, ya sea para hacer una gran revolución, teorizar sobre el socialismo o simplemente cambiar un bombillo.

De cómo se crea el ambiente electoral en el exterior

Los desinformadores pronósticos del Imperio contra Venezuela

En un entorno de bombardeo de utopías negativas, los pronósticos del Departamento de Estado sobre la democracia venezolana "puesta a prueba" este 6 de diciembre -o incluso el supuesto socavamiento de ella-, no sólo plantean a viva voz un punto de "inflexión" que acelere una mentada y anhelada transición, sino que, nuevamente, avizora un intento, por las mismas formas, los mismos medios y los mismos actores, de reeditar el relato de la Venezuela paria y el presidente que por la mañana ordena sesiones de tortura y por la noche baila salsa pegada en Miraflores.