Al final todo se convirtió en fútbol

Estés en contra o defiendas. Seas un o una pelabola o vivas en el Country. Tomes cocuy o caña clara o te jartes una de güiski, servido por un esclavo importado del barrio que también va a uno de los equipos, frente a tu gigantesca pantalla plana en Las Mercedes. Montes tu banderita de Brasil en la antena de gancho e ropa que sobresale de la tapa e zinc o cargues ondeando la de Epaña en tu camionetota 4x4 por las calles del este.

Lo ame Galeano ("El fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales") o lo desprecie Borges ("El fútbol es popular porque la estupidez es popular"). Ojo, las frases de eso dos guebones las copié de algunos post de Face, no me las sabía ni sabía que ellos jugaban fútbol.

Los que defienden a los pobres (no sé de qué los defienden porque en los barrios de Brasil, asi el BOPE, la policía militar más represiva y koñoemadre que he conocido los esté sacando a punta e patada por ese culo de sus favelas por culpa del Mundial, el pelabolas sigue tripeándose su mundial entre jartadera de Brahma y saltos de samba y se disfrutan su vaina como nadie, mientras los pobres de Nigeria nacen con un balón de fútbol entre las piernas. Los que defienden a los pobres se rasgan hasta el cuero por la injusticia de la danza de millones) dizque y porque hay que tener más absurdas escuelas, más infernales hospitales, más fuentes de trabajo pa enriquecer más patrones, dizque la agricultura y no siembran un coño. Perpetúa el maldito sistema pues.

Los que defienden el peazo e juego ese (sólo me tripeo las caimaneras que se dan en el barrio, no me cuadra sentarme frente a un televisor a ver a unos guebones que se tan metiendo todos los dólares del mundo por patear un balón) se lo tripean en una soñadera estafada sin pararle bolas a toda la mierda que se esconde detrás de las mafias del fulano balonpié (otros se hacen los paisas).

La izquierda aliada de la derecha con tal de hacerle la guerra a la Dilma, la vieja que gobierna el país con la desigualdad social más bandera de por estos lados, sacan a su gente a la calle en una de "SOS" pa ellos tratar también de gobernar al país con la desigualdad social más bandera de por estos lados.

Y la FIFA impuso su poder, se pasó por el forro cualquier ley, mandó a contruir sus templos -mientras duren los partidos será dueña, ama y señora de nuestras vidas- cagada e la risa con tanta estupidez que no la alcanza, ni roza. Pero con todo este carnaval emocional todos se están estafando por igual, porque a la final todo se convirtió en fútbol.

Notas relacionadas