Acciones económicas que la MUD no hizo ni hará

Recordemos el año 2015. La campaña electoral antichavista tenía el tema económico en el tapete de manera tal que no podían parar de hablar de "la última cola"

Todas las culpas económicas las endosaban al Gobierno y todas las promesas triunfalistas de "arreglar el país" se conjugaban en medio del sabotaje, la especulación, el acaparamiento y el bachaqueo en todos los niveles. Aquella era la comparsa de saboteadores empresariales de todos los tamaños haciéndonos la vida imposible y por otro lado los políticos escuálidos haciendo promesas en simultáneo.

Llegó el 6D, la MUD gana dos tercios en el parlamento y sus promesas electorales fueron engavetadas. Y aunque siguieron (y siguen) hablando de la crisis, trasladaron su matriz de descontento a sacar a Maduro, pues dijeron que esa era la "única alternativa" para "arreglar la economía venezolana". Mientras tanto, la gente esperanzada que los apoyó, pasó de una promesa a la otra, esperando. Su piso de apoyo construido sobre el descontento, el desencanto y la insatisfacción económica quedó confinado al olvido o a su uso instrumental. Las responsabilidades adquiridas en campaña ya no eran importantes.

Muchos opositores al día de hoy cuantifican el saldo y el resultado de aquellas promesas. Y aunque muchos dicen que esas promesas resultan frustradas por la continuidad de la conducción chavista en Miraflores, muchos esperaron más de ellos. Consideran que la MUD habría podido dar más para ayudar a la gente en la coyuntura económica actual y corresponderse con las villas y castillos de las que hablaron durante la campaña electoral. Se lavaron las manos. Dijeron que "nosotros no manejamos el Gobierno y por eso no podemos hacer nada", obviando con ello que el parlamento es una parte fundamental del Estado y también es expresión de gobierno.

Permítannos pensar escuálida y capitalistamente (también ser un tanto ingenuos) sólo un rato, para sopesar algunas cosas que tal vez hubiese hecho la MUD, pero que no hicieron ni harán, precisamente por depender de la crisis que ellos han propiciado para conseguir sus objetivos políticos.

Medidas y acciones políticas que la MUD nunca hizo para ayudar a la gente

  1. Convocar a las cúpulas empresariales para la reactivación económica: Han debido llamar a sus jefes, a sus financistas. Han debido reunirse con ellos y establecer un plan político constructivo para articular empresas, desarrollar líneas de producción, eficientar los procesos productivos y construir una matriz de reimpulso económico. Pero no. No lo hicieron. En más de un año de gestión parlamentaria no ha habido un solo encuentro empresarial de los diputados de la derecha con los sectores pesados del capitalismo venezolano, ni siquiera para atender o escuchar sus demandas. El antichavismo no está interesado en que algo se arregle.
  2. Convocar a todo el capital nacional a un proceso de repatriación de capitales y divisas: Han podido establecer un acto de convocatoria dentro y fuera de Venezuela, para llamar al capital venezolano fugado o expoliado, para invertir en Venezuela y traer divisas (independientemente de cómo las hayan obtenido) para palear la caída del precio petrolero. En tiempos en que la tasa Simadi se abrió, se consolidó la oportunidad de que empresas y poseedores de divisas pudieran colocarlas a una tasa muy ventajosa comparada con el dólar protegido. Esto hubiese servido para contener el desgaste a la economía auspiciado por el dólar paralelo especulativo y hubiese colocado divisas a disposición de importadores, paleando el desabastecimiento y permitiendo la importación a precios mucho menos exorbitantes que los que llegan a tasa Dólar Today. Pero no lo hicieron. Por el contrario, los capitales fugados se han prestado al juego especulativo y eso ha multiplicado los ingresos con los que sostienen y financian a la MUD. Los dólares enviados por el Gobierno de los EEUU y por los empresarios choros de Cadivi han ido a dar a su venta en la tasa paralela, enriqueciendo a toda la gendarmería de la MUD que son siempre políticos profesionales acomodados que viven del financiamiento empresarial y extranjero. Y ni hablar de la consecuencia de los precios en la calle por el bendito dólar criminal.
  3. Llamar a socios empresariales en el extranjero para invertir en Venezuela: Han podido crear misiones internacionales, convocar sus lobbys, contactar a sus amigos y a los amigos de Don Lorenzo, para ir al extranjero en favor del "rescate de la confianza" y a favor de la inversión en Venezuela como país de oportunidades. Traer inversiones, no para ayudar al gobierno. No. Para ampliar las líneas de producción de Empresas Polar, de Procter & Gamble, Cargill, Nestlé y un sinnúmero de operadoras transnacionales en Venezuela, que en lugar de depender de divisas del gobierno, deberían contar con dólares frescos e inversiones frescas que revitalicen sus procesos productivos frente a un país y una población que demandan productividad. Ellos pudieron argumentar que "el comunismo", que "las regulaciones", que "el Gobierno", etc. Pero la inversión extranjera en empresas consolidadas no está vetada, más bien está abierta. Y ellos han podido darle respaldo político, institucional y regulatorio a esa reanimación de la inversión.
    Pero no. Por el contrario, vendieron en el extranjero la tesis de una "crisis humanitaria peor que la de Somalia", la del país "en guerra civil", la del "estallido social". Ese cacareo desproporcionado, sobredimensionado y exagerado, más bien sirvió de excusa para que las calificadoras de riesgo aumentaran a niveles supraexponenciales el "riesgo país", afectando las finanzas venezolanas. Afectaron la confianza a tales niveles que ayudaron a auyentar la inversión contribuyendo al ciclo de desestabilización económica.
  4. Reunir a la empresa privada para crear regulaciones en las cadenas comerciales y de suministro: Frente al bachaqueo, el desvío evidente de productos básicos y sus horrendas consecuencias sobre la población han podido llamar a todas las cadenas importadoras, productoras, comerciales y distribuidoras, para que se fortalezcan los mecanismos internos de regulación para que los productos llegaran a buen destino, para que la distribución sea eficiente y los bienes básicos no fueran desviados o acaparados por distribuidores y comerciantes. La desviación de productos ha sido tan evidente, que han debido mostrar un esfuerzo mínimo en entenderse con los empresarios para contribuir a resolver esos problemas. A estas alturas nadie sabe cómo es que los bachaqueros aparecen tan bien surtidos de productos Polar y no se sabe cómo es que se regula a sus distribuidores que son tercerizados (si es que eso se hace).
    Pero no. No hay un solo aporte de la MUD para que la economía y la distribución se reordenen. El Gobierno ha tenido que crear los CLAP para llevarle comida a precio justo a la puerta de la casa a la gente, y eso dice lo mal que están los sistemas privados de distribución, y la MUD y la AN no hacen nada, no han movido ni un dedo para atender con sus amigos los empresarios ese problema. Parece que no les importa que la gente sufra, parece que de ahí, de ese sufrimiento, sacan su provecho político.
  5. Contribuir a la contraloría para contener la especulación: Las funciones de regulación de las actividades comerciales no es exclusiva de la Sundde. De hecho, el parlamento venezolano tiene el atributo de ejercer la contraloría en todos los espacios de la vida nacional, incluyendo las actividades económicas. La AN ha debido ponerse del lado de la gente que sufre los desmanes de la especulación desatada, no para ayudar al Gobierno Ejecutivo, sino para apoyar a la gente que votó o no votó por ellos. Han debido reunir a las cámaras de comerciantes en las ciudades, establecer criterios para el comercio enmarcado en la legalidad, emitir leyes regionales donde poseen los Consejos Legislativos y Gobernaciones, o emitir ordenanzas donde la MUD controla las alcaldías, para luchar contra flagelos económicos que nos afectan indistintamente seamos chavistas o seamos opositores. Incluso, han debido poner a la orden sus policías regionales y municipales para luchar contra esos delitos, pues también son autoridad.
    Pero no. Les conviene el desastre, lo promueven, defienden al comercio especulador. Si alguien es agarrado acaparando, lo ponen como víctima. Les interesa que haya especulación desatada, que la gente sufra a merced de los estafadores, pues eso profundiza el cuadro de descontento del cual ellos son beneficiarios políticos. Tomaron parte del poder político para no hacer nada por la gente, para promover el caos, que se desate la especulación para que haya el estallido que les conviene.

No ayuda a resolver el problema

Entendamos que en Venezuela la pugna política patrocinada por quienes perdieron Miraflores en 1998 alcanzó niveles en que el sabotaje económico dejó a la población a merced de una partida de malandros empresariales y políticos beneficiarios del desastre. Dicen que en una crisis los únicos beneficiarios son los opositores y eso en la MUD lo tienen claro, pues es la fórmula que les ha permitido ganar elecciones luego de 16 años de derrotas duras.

Así que amigo o amiga que nos lee, téngalo más que claro: no va a resolver sus problemas quien resulta beneficiado de sus problemas. Si usted votó por la MUD el 6D, entienda al día de hoy por qué la MUD no mueve un dedo para ayudarlo(a) a usted. No ayudan a resolver los problemas de la economía venezolana, ni el empresario que se enriquece con la especulación, ni el político escuálido de oficio, pues ambos son parte y causa de lo que vivimos.

La MUD chantajeó a sus seguidores. Les prometieron arreglar la economía y al ganar elecciones se desentendieron del asunto. Luego dijeron que había que sacar a Maduro para arreglar la economía y con esa promesa embaucaron a la gente que todavía sufre. El chantaje permanente, para esclavizar políticamente a la gente y ponerlos de rodillas detrás de una promesa. Eso es lo que han hecho.

Muchos diríamos: "Oye, pero el Gobierno tampoco ha hecho todo bien", y eso es cierto. Los errores y desaciertos pululan en tiempos donde la coyuntura económica impone la agenda, por la caída del petróleo, el sabotaje y demás situaciones de turbulencia económica. Pero en política muchas veces cuenta el gesto, el esfuerzo, cuando está guiado por una intención y al chavismo no le ha faltado eso de ponerse a tono con las circunstancias. Que lo digan los chavistas que andan llevando bolsas y cajas casa a casa.

En la MUD, en cambio, no ha habido esfuerzo alguno por nada positivo, pues son la gendarmería de la negatividad, no hay gestos a favor de la gente, no hay esfuerzo en luchar por el bienestar de la gente y están guiados por sus propios intereses basados en recapturar el poder político sin importar que la gente sufra por eso.

Todo opositor debe tenerlo claro: la MUD es una logia de partidos con intereses particulares, ansias de poder, traiciones y pugnas por cuotas. Aunque les unen la sed de poder, los separa su ego, su ambición y su desconfianza interna. Si a ellos no les duelen sus propios aliados, mucho menos les va a doler usted, que está en una cola, que compra a sobreprecio o que sufre los embates de una economía bajo asedio. Entiéndalo y asúmalo.

Por favor, tomarlo en cuenta antes de que llegue la próxima campaña electoral, para no ser tonto útil, nuevamente.

Notas relacionadas