El factor decisivo que doblegó al gobierno de Panamá ante Venezuela

En un pulseo diplomático intenso entre Panamá y Venezuela, que incluyó la retirada de los respectivos embajadores, se desarrolló el ciclo de conversaciones bilaterales para aliviar las tensiones producto de las agresiones tomadas por el país vecino. La desconexión aérea entre Venezuela y Panamá, reanudada a principios de mayo y principal eje mediático del conflicto, fue determinante para frenar la presión del país centroamericano.

Panamá no tiene peso comercial en la economía venezolana, la medida terminó inflingiendo fuertes daños a su propio sistema financiero, el caso de la compañía aérea panameña Copa Airliness, es ilustrativa. El comunicado, publicado por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), paralizó todos los vuelos comerciales de la compañía hacia territorio venezolano por un plazo extendible de 90 días, en consonancia a la respuesta del ejecutivo nacional de suspender relaciones económicas con figuras individuales y empresas panameñas, alegando el uso recurrente del sistema financiero de ese país para hacer transacciones ilegales de dinero y bienes que afectan el patrimonio público.

Los efectos de las pérdidas monetarias que esta medida propinó al grupo empresarial, y que además se extendía a otras compañías, como lo manifestó la aerolínea colombiana Wingo, se cuantifican en 15 millones de dólares, dato publicado por el presidente ejecutivo de Copa Holdings.

Esto aceleró las conversaciones diplomáticas para solventar la crisis bilateral. Que el discurso, en cuestión de semanas, haya evolucionado de amenazas comerciales desde la cancillería panameña a manifestar un profundo interés por reanudar las relaciones con Venezuela demuestra la pésima proyección de escenarios del gobierno panameño ante las decisiones tomadas.

La resolución, emitida por el Ministerio de Economía y Finanzas de Panamá y publicada a principios de abril, contenía una lista con nombres que mencionaba a funcionarios del Estado venezolano, incluyendo al presidente Nicolás Maduro, considerándolos de "alto riesgo en materia de Blanqueo de Capitales, Financiamiento del Terrorismo y Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva".

Las sanciones se unieron a otras de este tipo procesadas por la Unión Europea y Canadá este primer trimestre del año, apuntando a perjudicar la imagen de Venezuela en la comunidad internacional, objetivo por el cual hace una intensa presión la Administración Trump, apoyada por actores internos.

El Grupo de Lima, que como bloque representa los intereses transnacionales en Latinoamérica, junto al Departemento de Estado en palabras de su portavoz Heather Nauert, alentaron en su momento las acciones del gobierno de Juan Carlos Varela como preludio a mayores iniciativas de otros países. Una medida que necesitaba ser defendida, ya que por primera vez en el actual escenario del conflicto un país rompía relaciones económicas, diplomáticas y financieras contra Venezuela.

Dirigir la respuesta diplomática y financiera posterior a las sanciones hacia el sector de las aerolíneas terminó por mostrarse como una medida astuta y quirúrgica del gobierno de Nicolás Maduro, pues el efecto inmediato propició un enfrentamiento entre el gobierno de Varela y un segmento importante de la élite económica panameña; el primero cedió ante la presión del segundo, proyectando internacionalmente que medidas similares en el tiempo a futuro por parte de algunos países de la región muy probablemente aguardarán conflictos entre el empresariado vinculado a Venezuela y los gobiernos presionados por Washington a través del Grupo de Lima.

La habilidad para el pulseo diplomático que demostró el Gobierno venezolano es de destacar, puesto que utilizando a su favor los puntos débiles y los activos del gobierno de Varela, logró estabilizar las relaciones y colocar un cortafuegos diplomático que podría marcar el alcance y la intensidad de maniobras similares en el devenir del frente internacional contra Venezuela luego de las elecciones presidenciales del 20 de mayo.

Notas relacionadas