Perfil de la dirigente de Vente Venezuela

María Corina Machado, la última hija de los Amos del Valle

La jefa de Vente Venezuela ha decidido que su partido ya no formará parte de la coalición opositora MUD, porque de participar en las próximas elecciones regionales, el antichavismo estaría legitimando la "tiranía dictatorial" del Gobierno Bolivariano. No sorprende esta medida tomada por Machado, luego de conocer el prontuario que a continuación ponemos a disposición de la lectoría.

El árbol genealógico de María Corina Machado se compone de grandes comerciantes y gobernadores de la cosa pública en los años de la Colonia. Su familia viene de aquel linaje vasco (Zuloaga) que migró a tierras venezolanas y se expandió con el auge de la Compañía Guipuzcoana. En Caracas se entroncó con varios apellidos criollos de los Amos del Valle, entre ellos los Machado.

De allí surgió Henrique Machado Zuloaga, padre de María Corina, empresario industrial del acero en Venezuela y que forma parte de la directiva de Sivensa -empresa siderúrgica que se consolidó durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez- junto con otros apellidos de abolengo como los Mendoza y los Benacerraf.

En poder de esta familia han estado otras empresas y bancos, con acciones en el Banco Mercantil, la extinta aerolínea Viasa y, por supuesto, la entonces privada Electricidad de Caracas. De esta compañía surgió Inversiones Tacoa, aún vigente.

Quizás por ello María Corina, nacida un día de octubre de 1967, ha templado en su carácter ese tono prepotente, desafiente y "aguerrido", basado en el origen histórico y económico de los Machado Zuloaga. De tal palo, tal astilla.

Como se le conoce actualmente en el escenario político venezolano, es egresada de la Universidad Católica Andrés Bello con un título de Ingeniería Industrial y posee una Maestría en Especialización en Finanzas de la subsidiaria intelectual en Venezuela de la Escuela de Economía de Chicago, el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

En la década de 1990 obtuvo beneficios por parte de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y la Agenda Venezuela del gobierno de Rafael Caldera para el financiamiento de la Fundación Atenea, que supuestamente ayudaba a niños en situación de calle.

Migración a la política (y al golpismo)

Con la llegada de Hugo Chávez a la Presidencia de la República, decide representar a su casta en el escenario político venezolano. Su debut fue en el año 2002, en el que firmó el Decreto Carmona, que disolvió todos los poderes públicos (que ahora dice defender) e instauró una verdadera aunque breve dictadura empresarial en Venezuela, y fundó la ONG Súmate.

La experticia acumulada durante años en la captación de dinero ajeno para propósitos personales, Machado la usaría para desarrollar Súmate, organización no gubernamental con perfil de partido político que pretendía suplantar al Consejo Nacional Electoral (CNE).

En un documento desclasificado del Departamento de Estado estadounidense (click aquí) se puede constatar la conexión directa entre la Fundación Nacional para la Democracia (NED, sus siglas en inglés) y Súmate.

Una investigación publicada en el portal Red Voltaire afirma que tanto la NED como la Usaid han proveído de financiamiento a Súmate. Citamos: "En 2003, Usaid, a través del DAI -contratista supervisora del presupuesto de la mencionada organización gringa-, colaboró con el grupo Súmate, para promocionar la 'participación electoral' y realizar la formación de un registro electoral paralelo al del CNE y de divulgar los resultados del anticipado referéndum revocatorio. Este convenio contó con casi 150 mil dólares".

Un análisis de 2005 del ex agente de la CIA, Philip Agee, comprueba los nexos descritos entre Súmate y el sector que financia el intervencionismo estadounidense a través de programas y coordinaciones de financiamiento desde el Departamento de Estado y el Congreso estadounidense.

La organización de María Corina se vio beneficiada por las instituciones financistas de los EEUU porque en aquella época (2003-2004) se celebraba la campaña por el referéndum revocatorio a Hugo Chávez como presidente, y Súmate hizo lo que pudo para que el chavismo no ratificara su apoyo a la Revolución Bolivariana.

Aunque la campaña de MariCori y cía fracasó, esto no impidió que la dirigente se reuniera en el Salón Oval de la Casa Blanca con el entonces presidente George W. Bush, el 31 de mayo de 2005. Una conexión aún más evidente entre el sector ultra de la oposición venezolana y los halcones imperiales de los EEUU.

Desde entonces, se ha erigido como una de las voceras más mediatizadas de la política opositora, sobre todo por las recurrentes "denuncias sin pruebas" de que el Gobierno Bolivariano ha cometido fraude en todas las elecciones habidas en los últimos tres lustros (menos en las que ha ganado la oposición, claro está).

La usurpación de poderes públicos, como promovía Súmate con respecto al CNE, es una tendencia fija en su accionar. Y por lo tanto la conspiración. Para ello, EEUU se ha preocupado de preparar a la dirigente opositora, no sólo de financiarla.

En 2007 asistió a un programa de la Universidad de Yale, "World Fellows", para el fomento de nuevos líderes mundiales según el catecismo estadounidense de la democracia representativa. Debemos añadir que Yale funciona como un centro de estudios elitista y puritano en el que se forman políticos gringos con tendencias intervencionistas, como George W. Bush y John Kerry.

En las elecciones parlamentarias de 2010 -año en que dimite de la presidencia de Súmate- obtuvo una curul en la Asamblea Nacional por el circuito 2 del estado Miranda (municipios Chacao, Baruta, El Hatillo y la parroquia Leoncio Martínez del municipio Sucre), cargo que perdió en 2014 por erigirse como representante alterna de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA). El TSJ así lo ratificó, ya que Machado había violado los artículos 149, 191 y 197 de la Constitución.

Quiso ser candidata presidencial por la MUD en 2012, pero no logró encajar por ser "demasiado elitista" según Stratfor, think-tank fachada de la CIA.

Antipolítica "no violenta" al estilo MariCori

El papel de María Corina Machado ha venido in crescendo en la actividad golpista y violenta del sector ultra de la oposición venezolana, sobre todo desde que fundara en 2012 el partido Vente Venezuela. Todos los descalabros, sabotajes y declaraciones de esta hija de los Amos del Valle que clama desde hace tiempo por la directa intervención extranjera en Venezuela.

Con la muerte de Hugo Chávez, el sector que pide este tipo de intervención apuró el paso con Leopoldo López y María Corina Machado a la cabeza. "La Salida" fue, en esta senda, un punto de partida para este par que incursiona en una línea dura del golpismo "fuera del consenso de la MUD" (palabras del analista opositor David Smilde). Y sin embargo, la propia MUD absorbe la agenda de este grupito por peso y abolengo.

En 2015 un plan, llamado "Golpe azul" por el presidente Nicolás Maduro empalmado con la fallida Operación Jericó, que involucraba a militares de la aviación venezolana y políticos como Leopoldo López, Antonio Ledezma y MariCori, quienes firmaron un documento titulado "Llamado a los venezolanos a un acuerdo nacional para la transición" que serviría, ya publicado en los medios "independientes", como señal para el bombardeo al Palacio de Miraflores y otras entidades gubernamentales e identificadas con el chavismo.

Con el ataque armado contra el Fuerte Paramacay como telón de fondo, sumado a la Operación Jericó, señala su cualidad de operadora en un contexto donde las actividades armadas superan a las manifestaciones civiles.

Con base en la impunidad, María Corina Machado ha llamado a la desobediencia civil, la lucha "no violenta" y un continuo llamado a las calles durante 2015, 2016 y con especial énfasis en este año 2017, en el marco de las manifestaciones convocadas por la MUD desde inicios de abril hasta el 30 de julio.

Porque es en un escenario fascista de guarimbas, confrontación violenta y golpe duro contra el chavismo que Machado se siente cómoda. Aunque clame lo contrario, sus acciones dicen mucho más de ella que cualquier palabra "no violenta".

Notas relacionadas