Dirigencia opositora reconoce trabajar en conjunto con Luisa Ortega Díaz

El primer vicepresidente a la Asamblea Nacional de Venezuela, Freddy Guevara, hizo señalamientos inherentes al recrudecimiento de la violencia al referirse a la "nueva etapa" que se iniciará próximamente en el marco de la agenda de "presión" en la calle contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

"La calle va a continuar, la presión va a continuar, y vamos a entrar a una nueva etapa muy pronto y haremos al país los anuncios respectivos para que todos estemos informados". Así Guevara apuntó sobre el advenimiento de "el momento definitivo" contra el chavismo y que consistirá en "la protesta nacional permanente" con opositores "en todos lados, al mismo tiempo, a la misma hora" con el fin de "lograr el cambio", es decir, la reproducción de otro polémico "plantón" continuado, caldo de violencia y proliferación de caos urbano.

No obstante, este llamado está signado por particularidades en su contexto. Se destaca en primera línea el cambio de situación que ha tenido lugar en la Fiscalía General de la República (FGR), desde su representante, Luisa Ortega Díaz, quien ha asumido un rol protagónico para atizar el choque de instituciones y poderes en Venezuela con consecuentes situaciones de inestabilidad y violencia en la sociedad venezolana.

En efecto, sectores de la oposición venezolana comienzan a anunciar que ya cuentan con un ala del Poder Moral Republicano para de esa manera continuar su embestida. Freddy Guevara recientemente mencionó la posibilidad de efectuar reuniones con el "chavismo disidente", entre cuyos personeros mencionó a Luisa Ortega Díaz.

"Hoy creo que hay un objetivo que nos unifica a todos y es defender la Constitución, todos hemos estado planteando nuestro rechazo absoluto y una oposición firme a esa falsa Constituyente de Maduro, lo que viene ahora es la articulación de todos nosotros en acciones que nos permitan unificar esfuerzos", añadió Guevara. Ante estas declaraciones, el silencio de Luisa Ortega Díaz es estruendoso.

Explicó que desde el Parlamento venezolano se emprenderán "estrategias conjuntas" con la Fiscalía General de la República, porque como supuestamente demostró la ex secretaria del Consejo Moral Republicano, María José Marcano, y la misma Ortega Díaz, la designación de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fue irregular.

Consideraciones de bolsillo

Pretenden minar las líneas de defensa de las instancias de la República en medio de la guerra

Vale la pena señalar que no están demás las suspicacias cuando Freddy Guevara y otros actores de la MUD realizan acciones de desestabilización total del Estado y la sociedad venezolana y la instancia "acusadora" del Estado, es decir la Fiscalía, asume postura complaciente, dejando en evidencia una componenda que compromete la estabilidad de las instituciones venezolanas y su empleo partidista y discrecional, con consecuencias fatales en pérdidas humanas y materiales en las calles venezolanas.

No es desgastada tal afirmación, a la vista de la proliferación de la impunidad con la venia de la Fiscalía.

Para Guevara el camino a seguir "es el de la calle", donde aumentarán la presión; "el plano internacional" con más denuncias y solicitud de intervención; y "el institucional", que además de estrategias unitarias avanzará en la designación de nuevos magistrados para el TSJ como está haciendo la Asamblea Nacional en desacato y nulidad de sus actos, esto último un callejón sin salida que desembocará en situaciones administrativamente rescindidas, pero claramente favorables a atizar el conflicto interno.

La posición de la Fiscal sobre los cargos magistrados es administrativamente ambigua y totalmente incongruente. Precisamente en estas fechas de fuerte asedio al Estado, Ortega Díaz ha asumido el liderazgo político de acciones legalmente nulas, como la de solicitar juicio a los magistrados del TSJ por declarar espurio su nombramiento año y medio después de haberse efectuado. Pero según el presidente del Consejo Moral Republicano y Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, la Fiscal nunca se opuso a la designación de estos magistrados en diciembre de 2015.

Acorde a la investigación del periodista de Últimas Noticias, Eligio Rojas, para solicitar el antejuicio de mérito contra los ocho magistrados del TSJ -incluso sancionados por el gobierno de los Estados Unidos- la Fiscal General "consignó como principales soportes nueve documentos que a su vez le llevaron a su despacho, entre otros, cuatro diputados de oposición, un dirigente regional de Primero Justicia, 12 dirigentes opositores al Gobierno de Nicolás Maduro, 10 abogados igualmente vinculados a la Mesa de Unidad Democrática y seis profesores universitarios presuntamente de tendencia antigubernamental, según expediente del Ministerio Público 001-DGAP-2017 al cual tuvimos acceso".

Evidencia que pone en la palestra no sólo una agenda común entre la dirigencia opositora venezolana y Ortega Díaz, sino que trabajan en conjunto con la intención de promover la desestabilización intestina dentro del Estado venezolano.

En otro frente, la MUD y ahora Luisa Ortega Díaz, al unísono en el intento de consolidar un desmoronamiento de las máximas instancias venezolanas, llaman a detener el proceso constituyente, convocado precisamente para -por medio del poder plenipotenciario de la Asamblea Nacional Constituyente- contener los asedios y amenazas de fragmentación.

Por ahora y analizando las últimas acciones de Luisa Ortega Díaz, es cada vez más clara su afiliación al plan de socavar las bases del Estado y provocar una fractura institucional que paralice la acción estatal como un todo, en un contexto de asedio interno y externo contra el país. Pretenden minar las líneas de defensa de las instancias de la República en medio de la guerra.

Notas relacionadas