El petróleo del Esequibo venezolano salva las finanzas de ExxonMobil

Los gobiernos de Venezuela y Guyana se han sentado los últimos días para tratar de llegar a un acuerdo en torno al diferendo territorial que incluye a la Guayana Esequiba. ExxonMobil es un actor clave en medio de la disputa, cuyas ganancias e ingresos se abultaron en el último año producto de la exploración y explotación ilegal de los recursos en el Esequibo.

ExxonMobil ha aumentado enormemente sus beneficios financieros al cierre del tercer trimeste de este año. Sus ganancias netas crecieron un 84%, hasta 11 mil 330 millones de dólares, y los ingresos aumentaron un 17%.

Así lo reporta el medio Hoy de Los Angeles (EEUU) a finales de octubre, que también indica que "en el tercer trimestre, ExxonMobil tuvo un aumento del 50% en sus beneficios netos respecto al mismo período del año pasado, hasta 3 mil 970 millones de dólares".

Asimismo, el portal Oil and Gas Online confirma la información anterior, calificando de "rendimiento empresarial sólido" lo obtenido por la petrolera estadounidense.

Ambos medios reportan que ni siquiera los analistas económicos y financieros esperaban que ExxonMobil tuviera ese crecimiento tan repentino. Sin embargo, todo esto tiene su explicación.

Exploración petrolífera y capitalización de reservas viola el acuerdo de Ginebra

El colaborador de InvestorPlace, Aaron Levitt, hizo un reporte a comienzos de octubre sobre la inesperada situación de ganancias e ingresos de la petrolera estadounidense, en el que recalca el papel de Guyana como principal razón de aquel "rendimiento empresarial sólido".

Dice el analista que mientras las transnacionales del petróleo miran hacia Brasil, y más recientemente Argentina, para invertir y explotar en la industria del crudo, ExxonMobil invirtió en la exploración de las costas del Esequibo, misión que tuvo éxito debido a los grandes yacimientos conseguidos. La capitalización de esas reservas de petróleo han dado paso a un aumento importante en el valor de las acciones de la petrolera, lo cual repercutió notalblemente en el aumento de sus ganancias al cierre de octubre. 

"Analistas de Wood Mackenzie ahora estiman que Guyana se convierta en uno de los grandes productores de crudo en América Latina para 2026, con una producción de 400 mil barriles por día. No es una pequeña cifra de ninguna manera y es especialmente impresionante dado el tamaño de ese país", expresó Levitt en su artículo. 

Fruto de los dos años de exploración por parte de ExxonMobil, comenta que los hallazgos petrolíferos podría poner a Guyana en el mapa energético de la región.

Habría que tomar en cuenta lo siguiente: el Bloque Stabroek, donde ExxonMobil ha explorado y encontrado al menos cinco pozos para su pronta extracción de crudo, se encuentra en la zona por la cual Venezuela y Guyana tienen una disputa legal por diferendo territorial.

El pozo petrolero Turbot-1, hallazgo reciente de la petrolera estadounidense (primeros días de agosto), también estaría en la zona en disputa y afianza la fachada atlántica del Esequibo como una zona energética de importancia global. 

Bajo mediación de la Organización de Naciones Unidas (ONU, por sus siglas en inglés), el diferendo se encuentra en negociación, basado en el acuerdo de Ginebra firmado el 17 de febrero de 1966, que establece la creación de una comisión mixta entre Venezuela y Guyana para solucionar la controversia limítrofe.

El acuerdo de Ginebra reconoció la soberanía de Venezuela sobre el territorio de la Guayana Esequiba (de 160 mil kilómetros cuadrados y rica en recursos naturales), y declaró nulo el Laudo Arbitral dictado en 1899 en París, que cedió ilegalmente este territorio a la Guyana Británica.

Es decir, que las exploraciones de ExxonMobil con permiso del gobierno de Guyana son ilegales y, por ende, la ingente inversión por parte de la petrolera son un factor central para el curso de las negociaciones.

Estos hallazgos de ExxonMobil en Guyana parecen urgentes debido a que, según el portal Petroleum World, las reservas de petróleo de la petrolera estadounidense han sufrido importantes reducciones por las sanciones de la Casa Blanca y el Congreso de los EEUU contra Rusia; a esto se suma el agotamiento de sus pozos en regiones de Medio Oriente y Latinoamérica. 

Los gobiernos de Venezuela y Guyana comenzaron la deliberación sobre la controversia fronteriza en el Esequibo, informa TeleSUR, como parte de la hoja de ruta para avanzar en las negociaciones, bajo la mencionada mediación de la ONU.

"Se trata de dos días de deliberación, iniciados el domingo, que son parte de un mandato del secretario general de la ONU, António Guterres, para conseguir una solución diplomática al diferendo entre ambas naciones suramericanas", dice el portal latinoamericano. Y señala que el vicepresidente y ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, detalló que si para finales de este año 2017 Guterres considera que no hay avances en esa mesa de diálogo, Georgetown designará a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para tomar la decisión en torno al diferendo.

Esta premura por parte del gobierno guyanés tiene claramente un actor de fondo: ExxonMobil. Las ganancias que prevé conquistar ExxonMobil en el mediano plazo y los ingresos fiscales que recibiría por la actividad petrolera el gobierno guyanés, podrían influir para que las negociaciones entren en una etapa judicial.  

Notas relacionadas