Apollo Global: perfil del fondo buitre que pretendía quebrar a Citgo

Apollo Global Managment fue contratado para refinanciar parte de una deuda de 4 mil millones de dólares de Citgo, a cambio de ofrecer la refinería en garantía en un trato considerado como perjudicial para la República, según las investigaciones del Ministerio Público. Esta operación, por la que fueron detenidos seis altos ejecutivos de Citgo, incluido su presidente, revela también el poderoso entramado de relaciones de este fondo buitre en el mundo de las finanzas y la política estadounidense.

Historia y perfil de negocios de Apollo Global Managment

El mismo origen de este fondo demuestra las características de su estrategia de refinanciamiento con Citgo. Dado que sus tres creadores, Leon Black, Joshua Harris y Marc Rowan, comenzaron a hacer negocios en el banco Drexel Burnham Lambert hasta 1990, cuando esta institución entró en quiebra y parte de su tren directivo fue a la cárcel por uso de información privilegiada para hacer negocios.

En Drexel Burnham Lambert, considerada la quinta banca en importancia de Estados Unidos en los 80, estos tres personajes fueron protagonistas por diseñar el negocio de compra y venta de bonos basura. Un mercado que amplió el horizonte de negocios del mundo financiero al volver atractivos títulos de deuda de empresas o Estados con altas posibilidades de impago, a cambio de dar mayor rentabilidad a quienes comprarán estos instrumentos. En palabras de Bloomberg, este invento "ayudó a que las finanzas mundiales se convirtieran en lo que son ahora".

Por lo que este banco se convirtió en la escuela de altos ejecutivos que hoy ocupan puestos en otras entidades financieras como Goldman Sachs y Jefferies Group, especializados en obtener dinero en mercados especulativos. A tal punto que muchos de éstos reconocieron que la labor de Drexel fue "nada menos que un triunfo del capitalismo" cuando fueron consultados por su paso por esta institución financiera, que aún hoy inspira admiración en los círculos de Wall Street, de acuerdo a la revista Fortune

Otro de los negocios que caracterizaron a Drexel fue utilizar el dinero obtenido en el mercado de bonos basura en el financiamiento de grandes empresas por parte de pequeños y medianos inversionistas. Así, de una forma agresiva se apoderaron de importantes compañías, al mismo tiempo que se ganaban enemistades con importantes actores de negocios de Wall Street. Uno de los responsables de esta estrategia fue Leon Black, por entonces jefe de Fusiones de Drexel y hoy socio fundador de Apollo Global Managment.

leon_black_2.jpg


Leon Black es actual CEO de Apollo Global Managment

Black, justamente, fue quien el mismo año de la quiebra de Drexel fundó Apollo Global, junto a Joshua Harris y Marc Rowan, ambos ex ejecutivos del mismo banco. Bajo una estrategia que al día de hoy define lo que en el mundo financiero se conoce como fondos buitre: la compra agresiva de deuda de empresas y Estados al borde del impago para hacerse de sus activos. Lo que en 2008, después de la crisis financiera, hizo a Apollo Global pasar de más de 100 mil millones a 232 mil millones de dólares en activos en propiedad de este fondo.

Una de sus operaciones más cuestionadas por ser "fraudulenta" fue la de la reestructuración de la deuda de la empresa de logística CEVA, con presencia en más de 100 países. Bajo la acusación judicial de ejecutivos y empleados de la compañía, de que Apollo Global había usado su control accionista de CEVA para realizar un canje de la deuda que licuara las acciones en su posesión, haciéndoles perder una importante cantidad de dinero en una clara estafa.

Quizás este hecho describa como ninguno el grado de peligrosidad de esta compañía a la hora de administrar operaciones de refinanciamiento, como las que firmó con Citgo en julio de 2017.

Su relación con la banca y el cerco a Venezuela

Este perfil de los fundadores de Apollo Global Managment sirve para comprender el carácter especulativo de las operaciones que realiza en representación de gran parte de sus accionistas: lo más granado de la élite capitalista global, como se demuestra en la tabla a continuación.

accionistas_apollo.png


Entre los accionistas de Apollo Global se encuentra JP Morgan y Citibank

En ese sentido, las características del contrato firmado por seis altos ejecutivos de Citgo terminaban por generar las condiciones para inducir a la empresa a entrar en una cesación de pagos. Donde los prestamistas del refinanciamiento de la compañía, obtenidos por Apollo Global Managment, podrían eventualmente acceder al control de uno de los circuitos refinadores de Estados Unidos por estar como garantía en el préstamo dado por ellos.

Un negocio que combina el perfil de ave de rapiña de Apollo Global con el cerco financiero contra la subsidiara de PDVSA, institucionalizado con las sanciones de Donald Trump y la activa colaboración de sus seis ex altos ejecutivos en promover su quiebra con un contrato firmado a espaldas del presidente de la República Nicolás Maduro y de las autoridades centrales de PDVSA. Todo un cuadro de cerco y asfixia apuntado a generar las condiciones para destruir a PDVSA como principal fuente de ingresos de Venezuela.

Un objetivo estratégico de la Administración Trump, que ni siquiera tiene disimulo en la defensa de cinco de los seis altos ejecutivos de Citgo por ser "ciudadanos estadounidenses" por parte del Departamento de Estado.

Dentro de este marco no hace más que llamar la atención que Leon Black y Joshua Harris, dos de los fundadores de Apollo Global, formen parte del mismo Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, sus siglas en inglés), que en abril propuso en el Congreso de Estados Unidos una hoja de ruta para desplazar al Gobierno de Maduro. Donde se recomendaban sanciones a funcionarios del Gobierno Bolivariano, la aplicación de la Carta Democrática contra el país, y el armado de una coalición de países en la región que apoyaran el cerco contra Venezuela.

Demás está decir que estas recomendaciones se intentaron cumplir a cabalidad con la continuación de las sanciones selectivas contra la economía venezolana y altos funcionarios del Gobierno nacional, la labor operativa del secretario de la OEA, Luis Almagro, en función de la Carta Democrática, y el nacimiento del Grupo de Lima, conformado por 12 países y abocado a promover el derrocamiento de Nicolás Maduro de la Presidencia. Mucho antes de que se aplicaran sanciones económicas contra Venezuela y los ejecutivos de Citgo firmaran el contrato tipificado por el Ministerio Público como "traición a la patria".

Notas relacionadas