Cuatro consecuencias del bloqueo contra Venezuela

Sin duda, con el bloqueo que se implementa contra la República Bolivariana de Venezuela se intenta profundizar el sabotaje a la vida económica y social de la población.

1. El congelamiento de fondos para importar insulina

Desde la firma del decreto Trump hasta finales de año, varias son las dificultades que el Estado venezolano ha tenido que sortear para la importación de medicinas y alimentos no producidos en el país. El bloqueo financiero afecta directamente los pagos internacionales que hace usualmente Venezuela para obtener bienes y servicios.

Así lo denuncia repetidamente la dirigencia del Gobierno nacional. El 7 de septiembre, el presidente Nicolás Maduro había denunciado ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) el "congelamiento" en un puerto internacional de un cargamento con más de 300 mil dosis de insulina, gracias al "acuerdo Trump-Borges".

Explicó que la entidad financiera Citibank, con sede en Estados Unidos, se negó a recibir los fondos que Venezuela estaba depositando para pagar la importación de este inmenso cargamento de insulina, una necesidad para los pacientes de diabetes. En consecuencia, la insulina estuvo paralizada en un puerto durante muchos días. "Aunque tenemos los recursos no lo aceptan", advirtió el Presidente en su momento.

"Hago responsable a Trump y a Julio Borges por el bloqueo de medicinas a partir de esta semana", dijo Maduro en referencia a la solicitud de este tipo de medidas por parte del dirigente de Primero Justicia durante 2017.

2. El bloqueo de medicamentos para la malaria por parte de Colombia

El vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, denunció el 3 de noviembre que el Estado venezolano había comprado en territorio colombiano un paquete de Primaquina, medicina para el tratamiento con la malaria, pero "(…) el laboratorio (BSN Medical), una vez que supo que el destino final era el Ministerio de Salud de la República Bolivariana de Venezuela, bloqueó arbitrariamente el despacho de esta medicina por órdenes de la presidencia de Colombia".

Lo mismo declaró el presidente Maduro: "Cuando ya teníamos el dinero para comprar las medicinas, y las fuimos a pagar, el gobierno de Colombia prohibió la venta de estas medicinas contra el paludismo y la malaria al pueblo de Venezuela. Las compraremos en otro lugar, pero a Venezuela no les faltarán sus medicamentos para combatir estas enfermedades".

De hecho, la Primaquina y otras medicinas para enfermedades crónicas tuvieron que ser compradas a la India.

3. El "congelamiento" de fondos para comprar comida

Hace un año el secretario general de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), Freddy Bernal, denunció que ya Venezuela sufría un intenso bloqueo para la importación de alimentos en ese entonces.

Advirtió que en el marco de la guerra financiera contra el país, bancos "congelaron" el pago en moneda extranjera a proveedores internacionales que impidió, durante tres meses, desembarcar 29 barcos contenedores productos necesarios para el procesamiento y elaboración de alimentos en el país.

"68 días duramos en buscar mecanismos de pagar y eso por supuesto hay que decírselo al país, eso impactó negativamente en la distribución de alimentos", reveló Bernal.

Las cajas del CLAP, que han aminorado drásticamente las consecuencias del desabastecimiento y la inflación producto de los ataques a la moneda venezolana, también fueron producto del asedio económico foráneo: en septiembre no pudieron llegar unas 18 millones de cajas debido al bloqueo de pago. El Estado venezolano tuvo que usar el sistema de varios países aliados y triangular el pago para poder traer los alimentos a puerto venezolano.

El dirigente chavista Aristóbulo Istúriz fue quien denunció este siniestro ante el Consejo Nacional de Economía Productiva, quien asimismo detalló que tras la cancelación de los productos se produjo un cerco naviero, el cual provocó que los 600 contenedores que podrían ser trasladados en un solo viaje, se tuviera que realizar de 100 en 100.

Ante estas limitantes claramente inducidas por los poderes hegemónicos antivenezolanos, el Gobierno nacional hizo recientemente las contrataciones provenientes de México y Panamá para la importación semanal de más de millón y medio de cajas de alimentos de primera necesidad que arribarán a los puertos de La Guaira (Vargas) y Puerto Cabello (Carabobo) para ser distribuidas en todo el país a través de los CLAP.

4. La imposibilidad de pagar los viajes a los deportistas venezolanos

Sin embargo, no sólo son las medicinas y los alimentos los principales puntos con que se expresa el bloqueo de facto que vive la población venezolana. El deporte también ha sido afectado.

Ante la ANC, el presidente Maduro también denunció que el 6 de septiembre un banco internacional informó al Gobierno Bolivariano sobre la "imposibilidad" de ejecutar los pagos tramitados por Venezuela a una entidad financiera estadounidense, que no aceptaba la transferencia de los recursos por más de un millón y medio de dólares para cancelar a proveedores del Ministerio del Deporte, los pasajes de avión, alojamiento y otros conceptos de los atletas de alto rendimiento que conforman diversas delegaciones deportivas del país.

Aunque el Ejecutivo Nacional intentó desbloquear los pagos para que se puedan comprar los pasajes, el alojamiento en hoteles y los viáticos correspondientes, Maduro resolvió poner los aviones estatales a la orden de los deportistas, sobre todo a la delegación de voleibol femenino que vio peligrar su participación en el Sudamericano 2017 debido al bloqueo estadounidense sobre Venezuela.

El incremento de los ítems en que se impone el bloqueo a nivel internacional sobre Venezuela tiene su respuesta correlativa en las acciones del Gobierno, que vela por la protección necesaria a la población venezolana toda. Las alianzas internacionales con el bloque que enfrenta a la hegemonía estadounidense han permitido a Venezuela, con dificultades, sortear las duras medidas del establishment estadounidense para intentar formar un caldo de cultivo social que allanaría el camino al derrocamiento del chavismo del poder estatal.

El bloqueo está implementado para afectar directamente a la población venezolana, sin embargo la dirigencia del Estado toma decisiones en pro de neutralizar, o por lo menos aligerar la carga de las consecuencias del "acuerdo Trump-Borges", una nueva forma de denominar a la injerencia y el golpe.

Notas relacionadas